Técnicas de relajación

técnicas de relajaciónTécnicas de relajación. El aliciente principal de ciudades como la nuestra, reside en la tranquilidad, en la falta de ruidos molestos, en la menor contaminación… en que es más fácil conseguir desconectar, relajarse. Pero, ¿todos lo consiguen?.

Al pensar en relajarse es probable que lo primero que le venga a la cabeza sea una cama, luz tenue, música tranquila… Bueno se aproxima bastante, pero no es necesario todo esto para conseguir un grado aceptable de desactivación. Existen técnicas para poder relajarse al tiempo que hablamos en público, trabajamos frente al ordenador…

Las técnicas de relajación son bastante rápidas de aprender. En aproximadamente un mes, practicando un par de veces al día, la técnica puede estar funcionando a pleno rendimiento.

Dependiendo del fin al que destinamos la relajación, tendremos que utilizar un método distinto: si queremos disminuir la tensión de algún músculo podemos utilizar relajación diferencial o progresiva; consiste en aprender a detectar la tensión en los músculos para poder eliminarla. Por ejemplo, es muy frecuente que los dolores de cabeza puedan estar debidos a un exceso de tensión en los músculos frontales. Si el problema es de dolor de cabeza, pero está provocado por vasoconstricción y vasodilatación de las venas y arterias cerebrales (tipo migrañoso), lo adecuado sería utilizar la relajación autógena; consiste en mejorar el flujo sanguíneo de la cabeza y las extremidades generando sensaciones de calor, peso… Si el problema se centrara en el estómago, lo más recomendable sería utilizar la técnica de relajación por respiración: su meta es conseguir una desactivación general del organismo al inhalar el aire de una determinada manera. Si usted suspira frecuentemente, habrá notado que se siente aliviado después de hacerlo. Bien, pues el mecanismo que está detrás del suspiro es el mismo que está detrás de este tipo de relajación: la excitación de un nervio que responde desactivando el organismo.

La relajación y las diferentes técnicas de relajación pueden ser también un fin en sí mismo, es decir que simplemente podemos desear relajarnos para estar tranquilos un rato. Si éste fuera el objetivo técnicas como el yoga, la meditación trascendental, la hipnosis… pueden ser herramientas muy útiles. Eso sí, la profundidad de la relajación es mayor pero su aprendizaje y los requisitos para su práctica son también mayores.

La ventaja principal de las técnicas de relajación para combatir la ansiedad es que podemos utilizarlas ante la situación que nos está poniendo en tensión: sentados, de pie, hablando en público, ante un peligro, al recibir una mala noticia… Sería algo así como una pastilla que nos podemos administrar nosotros mismos y que facilita el “afrontamiento” de determinadas situaciones. La relajación por sí misma no nos va a solucionar la ansiedad, el nerviosismo, la tristeza… Pero va a ayudar mucho facilitando que podamos desarrollar estrategias de “afrontamiento” ante la situación problema.

Ténicas de relajación, ¿le ha parecido interesante?, compártalo pinchando en los iconos de las redes sociales, Gracias 😉

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de PsicologodeCabecera.com y de Gabinetedepsicologia.com.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Terapia cognitivo conductual | Psicología Clínica Madrid - junio

    […] Técnicas de relajación, tales como la relajación muscular progresiva o la relajación por medio de la respiración diafragmática […]

Escribir un comentario