¿Se deprime en verano?

Llega el tiempo estival, las calles están cuajadas de terrazas o de gente sonriente, sentada en el césped, mientras devoran helados. Hay muchas horas de luz, se puede aprovechar más el tiempo al aire libre, disfrutar de actividades divertidas con los seres queridos. Parece una época hecha para ser feliz, y sin embargo muchos se deprimen en cuanto el verano asoma la nariz. Posiblemente padezcan un TAE (Trastorno Afectivo Estacional). Es un tipo de trastorno que aparece con más frecuencia en invierno, aunque cada vez se dan más casos en verano.

se deprime en verano

¿Qué nos induce a deprimirnos en verano?

Aunque parezca a priori una banalidad, la imagen corporal tiene mucho que ver. Vivimos en una época donde el culto al cuerpo es casi una obsesión. Con la llegada del buen tiempo, nuestras redondeces y defectos, se hacen más visibles debido a la ropa ligera que necesitamos llevar para sentirnos más cómodos. Este cambio de vestuario, para muchos, principalmente mujeres, supone un calvario. La presión social hacia el género femenino es brutal, debe estar siempre perfecta, joven y delgada.

La humedad y el calor también afectan a nuestro ánimo. Cuando el calor se hace más intenso, nuestro cuerpo debe hacer un esfuerzo enorme para regular la temperatura interna, lo que supone un gran estrés. El cerebro se hiperactiva y nos conduce a un estado de irritabilidad, lo que nos lleva a sentirnos más nerviosos, decaídos y cansados.

La nostalgia, igual que en Navidad, también puede hacer mella en nosotros. Recordar épocas veraniegas, donde se visitaba lugares que ahora no nos podemos permitir, o disfrutábamos de unos días en compañía de seres queridos que ya no están, pueden provocar una intensa tristeza en nuestro estado de ánimo.

Con la llegada del verano, es bastante normal crearse grandes expectativas de lo que van a ser nuestras vacaciones o momentos de ocio. Al no cumplirse, es fácil caer en el desánimo y que la tristeza de lo no vivido se instale en nosotros.

¿Qué síntomas son los más comunes en el TAE?

Normalmente son los mismos que en cualquier depresión, tales como la ansiedad, el cansancio, la falta de concentración y pérdida del interés por las cosas que antes producían placer. Si el trastorno se produce en verano, es frecuente que exista falta de apetito y por tanto la persona adelgace unos kilos. También en esta época, quienes padecen el TAE, tienden a dormir menos horas, con lo cual su nivel de irritabilidad es mayor.

image

¿La conocida como depresión de la tumbona es lo mismo que un TAE de verano?

Tiene puntos en común con el TAE pero es diferente, en este caso, el trastorno se producirá en la época vacacional del individuo. Algunas personas, no pueden desconectar del trabajo y sus preocupaciones familiares cuando se encuentra de vacaciones. La mente no parece preparada para ese parón y cuesta que se relaje. Los especialista explican que, unos días antes de disfrutar de nuestro periodo de asueto, se produce un aumento del estrés porque no queremos dejar ningún calvo suelto cuando nos marchamos. Solucionamos temas de trabajo a última hora, compras, preparativos…todo esto nos produce ansiedad, una ansiedad que nos llevamos de vacaciones sin darnos cuenta. No es extraño, que los dos o tres primeros días de descanso nos encontremos agitados, tristes, irritables, se considera un periodo de transición hasta que nuestro cerebro consigue relajarse y disfrutar de la nueva situación. Si el periodo adaptativo se alarga, estaríamos hablando de una posible depresión de la tumbona. Este término fue acuñado por los doctores de la clínica psiquiátrica Wagner-Jauregg de Linz, en Austria, quienes empezaron a darse cuenta de que a una parte de la población le costaba cortar con la rutina de golpe y comenzar a reposar.

También ocurre que, al tener más tiempo para pensar en nosotros mismos, comprendamos que no tenemos la vida que deseamos y eso nos afecte durante el periodo vacacional. Las estadísticas hablan de un porcentaje importante de parejas que rompen durante la época estival, e incluso las infidelidades son más frecuentes en estos días.

IMG_0562Habíamos comenzado este apartado diciendo que este tipo de depresión tiene algún punto en común con el TAE de verano. Nos estamos refiriendo a la idealización de las vacaciones. Se tiende a creer que una felicidad total debe embargarnos en esos días. Disfrutar de aquello que no hacemos durante el año, pasar más tiempo con la familia, visitar lugares idílicos, comer delicatessen… Nunca la realidad se acomoda a nuestras altas expectativas, lo que conlleva una decepción. Nos presionamos para que sean días perfectos, parece no estar permitido volver a tu día a día diciendo que tus vacaciones han sido un fracaso, o simplemente menos excitantes de lo planeábamos. Esto nos provoca ansiedad, tristeza, y una cierta incapacidad de disfrutar el momento.

¿Cómo podemos enfrentarnos con éxito a las depresiones de verano?

consejos

  • Tomarse un par de días de descanso en el hogar, antes de partir de vacaciones, es la mejor manera de conseguir que nuestro cerebro se vaya habituando poco a poco al cambio. Es aconsejable hacerlo también cuando se regresa.
  • Beber el agua suficiente es indispensable, sobre todo si es usted de tensión baja. En verano tenderá a estarlo más, lo que le producirá mayor apatía y tristeza.
  • Pensar en las vacaciones de una manera realista ayudará a no decepcionarse, no se castigue si no consigue hacer todo lo que había planeado, déjese llevar por la espontaneidad y no se marque objetivos difíciles de cumplir.
  • Procure salir todos los días, a pasear simplemente, el ejercicio aumenta la serotonina en el cerebro, la que es muy beneficiosos para mejorar nuestro estado de ánimo.
  • Evite el uso del móvil u ordenadores de manera excesiva, en nuestra vida cotidiana no podemos dejar de usarlo, bien por el trabajo, porque estamos pendientes de cualquier llamada del colegio de nuestros hijos…es el momento de dejarlos un poco aparcados, la ansiedad y el estrés bajarán.
  • Por mucho que crea que se lo pide el cuerpo, evite quedarse encerrado en casa viendo la televisión. Es el caldo de cultivo ideal para darle vueltas a la cabeza a todo, una situación que debemos esquivar a toda costa.

Sin embargo, si usted cree que el verano y las vacaciones le desborda, que no es capaz de salir adelante solo, siempre le aconsejamos acudir a un terapeuta de confianza. Le ayudará a gestionar las emociones que está sintiendo y a ver las cosas con mayor claridad. No lo dude, disfrutar del verano también puede ser posible para usted.

Tags: , , , ,

Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

One Response to “¿Se deprime en verano?”

  1. Edén
    septiembre at #

    Muy buen articulo solo que me he reido un montón en la parte que dice: » No dejar ningún calvo suelto» me imagino que será Clavo, todo lo que a dicho es verdad, el verano lo pintan superfantastico y si expresas lo contrario eres carne de cañon, cuando hace calor de casi 50 grados no sale ni el Tato hasta las 22:00 minimo, si para una persona que no tiene depre ya se cansa los que si la tienen doblemente peor yo prefiero una temperatura agradable de unos 24 grados como mucho, ideal para todo.
    Un saludo

Escribir un comentario