Resignación

ResignaciónResignación. Esta palabra la utilizamos en momentos en los que nos vemos incapaces de conseguir algo que hemos deseado mucho. En muchas ocasiones va unida a la percepción de fracaso y de impotencia. No es fácil para todo el mundo asumir cuándo no se es capaz de resolver, de controlar algo.

Las personas que, por su forma de ser, han aprendido a luchar para conseguir las cosas que les parecen importantes, tienden a tener más éxitos en la vida, pero el coste personal tiende también a ser más elevado. Buscar constantemente un camino por el que las amenazas sean resueltas, es estar expuesto a ver amenazas en muchas partes donde otros no las perciben. Podemos decir que en esto los fuertes llevan las de perder: tardarán más en darse por vencidos y quizás para entonces los niveles de ansiedad serán demasiado elevados.

A veces, los fuertes llevan las de perder!

Con todo esto no quiero decir que sea malo luchar por los objetivos de cada uno, simplemente hay que valorar el coste personal por la implicación excesiva. De hecho si conseguimos un equilibrio entre lo que nos exigimos y el precio anímico que pagamos, estaremos en mejores condiciones de conseguir los máximos resultados.

Llegados a este punto volvamos con el tema que nos ocupa, la resignación. Ser capaz de resignarse puede ser, llegado el momento, una de las habilidades psicológicas más saludables. Pongamos que una angustia que nos amenaza de manera constante es la estabilidad económica futura. Si aun intentando constantemente alcanzar garantías notamos que el malestar persiste (bien porque depende de objetivos a final de mes, bien porque es el mercado quien determina interés ejemplopor un determinado producto, etc.), quizás la única manera de alcanzar una calma suficiente sea valorando que sólo tenemos un punto de influencia sobre nuestra economía, pero no el control absoluto. Es necesario que centremos entonces nuestros esfuerzos no en buscar soluciones donde ya no hay más, sino en convivir con la posibilidad de que lo que uno teme es posible. No es necesario llegar al punto contrario: convencerse de que todo va a ir mal. Basta con no buscar argumentos durante un rato por los que uno se tenga que convencer que lo que teme no pasará. Al fin y al cabo posible es. Quizás poco probable también, pero posible después de todo. En éste ejemplo, pensar durante un rato que si las cosas no salen bien el los próximos meses, a lo mejor hay que vender la casa, o alquilar una más barata, sería paradójicamente una manera angustiante pero realista. Ser capaz de convivir con esta posibilidad nos habilitará para poder afrontar mejor los retos que nos propongamos, y por tanto será más probable seguir manteniendo la estabilidad que hasta el momento se alcanzó. Aquí resignarse es psicológicamente saludable.

Saber convivir con los temores.

Resignación. Estar bien no siempre lo podemos conseguir con argumentos tranquilizadores, en ocasiones hay que pasarlo algo mal para luego estar realmente relajados. Sé que no es una tarea fácil la que propongo, pero creo que es un buen experimento demostrarse cada uno si lo que aquí se dice funciona o no. No se arrepentirá. Sobre este mismo tema versa la técnica de detección y afrontamiento de la consecuencia temida, DACT, no deje de leer el artículo que he enlazado sobre esta técnica le ayudará a poner en practica estrategias eficaces para afrontar lo que no controla

Resignación, ¿le ha parecido interesante este artículo?¿quiere hacernos algún comentario? pinche en los iconos de las redes sociales y compártelo con sus contactos. GRACIAS!!!

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

8 Respuestas to “Resignación”

  1. Jesús
    agosto at #

    Decía Federico García Lorca que quien quisiese arañar la luna, se acabaría arañando el corazón. Efectivamente, el trabajo por los grandes logros pasa factura anímica. Lo ideal es gestionar nuestra fuerza y esfuerzo de una manera óptima para llegar más lejos con menos gasto. La resignación frente al hecho de que el fracaso es posible nos ahorrará mucha energía en el camino, que de otra manera habría sido despilfarrada en la ansiedad y la evitación de la existencia de un fracaso posible aunque no seguro.

  2. Miryam
    abril at #

    Hola soy miryam, considero que para llegar a la aceptación, primero pasas por la estapa de resignación, quien no le gustaría que las cosas se de las mejores condiciones, uno busca estar bien, busca las mejores formas posibles, y si despues de tanta lucha lucha, ahí entramos en la fase de aceptación. Obviamente que la perduración de estas fases, dependerá de cuanto le aqueja.

  3. LeoM
    junio at #

    Lo que hay que aceptar es que los límites los pone la gente. Si eres un crack jugando al fútbol en 2a división, marcas 60 goles por temporada, pero te faltan dos dedos de una mano (en vez de una pierna) podrías jugar en el Real Madrid o en el Barcelona sin mas, pero hay un problema: nadie quiere ver a un manco en un club de futbol de primer nivel, hacer mas goles que CR7 o el 10 del Barca, entonces, ¿Quién pone los límites? Una cosa es aceptar el hecho de que te falta una mano, o un ojo, o lo que sea, y otra cosa es resignarte a que la gente te pone los límites que les da la gana ya sea por la misma presión social/mediática, o por el sólo hecho de que alguien pierda el primer puesto en cualquier disciplina de la vida.
    Afortunadamente, no es mi caso (siempre he aceptado que soy un desastre jugando al fútbol) pero si esto lo llevas a otros órdenes cotidianos, ya verás como encuentras los límites de la gente. No hay que estar desafiando la gravedad continuamente, pero dejemos de ser hipócritas con los comentarios. Por lo general, este tipo de comentarios de autoayuda o superación personal, en donde se trasmite ese optimismo por la vida, los hace gente que se encuentra en otro estrato, con cierto tipo de confort social y éxitos, sean estos de cualquier índole. Permítanme hacer analogía con este ejemplo que me vino de perlas la semana pasada: Un tal Walt Disney quizo contratar a un tal Chuck Jones (Warner Brothers) con un beneficioso contrato millonario diciéndole que le otorgaba el puesto que quisiera, y Jones le respondío sin mas contemplaciones «¿Que tal el tuyo amigo?»
    Lo mismo pasa con los colegiados: el otro día, un colegiado conocido de mi famila (no, no es psicólogo) me cuestionó que estaba soltero. Yo le dije que porque no había una tía disponible que realmente me atrayera. En el acto me dice ¡Pero Leo, qué tiene que ver, disponible o con otro, tiene que haber alguna a la que te quieras tirar! Tomé prestada la ingeniosa frase del gran Chuck Jones y le respondí ¿Que tal la tuya? (un bombón la mujer del colegiado) Evidentemente, no me dirigió mas la palabra en toda la noche (y dudo que me la dirija de ahora en mas) pero, así como la sociedad a través de la gente pone los límites, uno ha de hacer lo mismo. No hay peor cosa que la arrogancia disfrazada de humildad.
    He entrado al foro para infomarme de las fobias, y miren lo que termino haciendo después, escribiendo… Si estamos en democracia, y defendemos la libertad de expresión, espero que se publique mi comentario. Conste que no tengo nada contra los psicólogos, al contrario, soy defensor de la psicología clínica, pero hay ciertas cosas que ya sobrepasan los límites, esos de los cuales a todo el mundo nos agrada poner, pero a nadie le gusta que se los pongan (no sé por qué pero suena a algo feo «que se los pongan» ¿no?) Saludos Cordiales a los colegiados. A ver qué enfermedad psíquica me detectan ahora… Siempre termino cayendo en estos foros…

  4. Ana María
    diciembre at #

    yo vivo la resignación con profunda tristeza, pero cuando me llega la aceptación me llega también La Paz.

  5. Pablo
    junio at #

    una vez, el año pasado, empece conm mis primeras obsesiones, me enferme de colitis de rinitis, de gatritis y el doctor me detecto algo en el corazón. Me sentía fatal y empezo en mi una idea de desanimo muy grande, al grado de decir ¿para quetomo medicinas y como si de cualquier modo me voy a morir? y asi me sentía desconzolado.
    Pero al convivir con esa idea como que acepte el que moriria y asi se fue yendo, fue muy duro pero salio, me resigne a que «moriria» y deje de darle importancia. Ahora ando con otra obsesión, uff es dura

  6. mayo at #

    Fernando ¿Te refieres a la resignación como la aceptación de la situación?

    • mayo at #

      Hola Juan, Así es. Es importante poder aceptar qué es lo que podemos modificar y qué no. Ser capaces de asumir nuestro límite a la hora de resolver problemas ayuda a usar las fuerzas de forma útil, evitando desgastarnos al no haber aceptado hasta dónde somos capaces de cambiar algunas cosas.

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA