Relajación y otras técnicas paliativas

RelajaciónRelajación. La ansiedad a menudo produce niveles de bloqueo muy elevados. La sensación de que no se es capaz de disfrutar de las cosas o de que se está viviendo el momento siempre en función de lo que está por venir, es un síntoma que ha de alertar sobre la necesidad de tratar y resolver algunos aspectos de la vida cotidiana. De hecho, ese suele ser el objetivo principal de una psicoterapia: detectar pensamientos o puntos de partida que la persona utiliza para afrontar los retos cotidianos, ver si son adecuados para sus fines, y ver también qué conductas realiza para resolver sus necesidades. Es frecuente ver cierto desajuste entre lo que deseamos o lo que queremos y lo que luego hacemos. En cualquier caso esto es asunto para desarrollar en otros artículos. En esta ocasión quisiera centrarme en las técnicas no resolutivas, en concreto en las de desactivación o paliativas. Son técnicas que no resuelven la base de los problemas pero ayudan a conseguirlo.

Las más conocidas serían por ejemplo las técnicas de relajación y la parada de pensamiento. Además es necesario hacer mención a hábitos que tienen también efectos paliativos del malestar y mejora de la calidad de vida como el deporte y la siesta tras la comida.

Las técnicas de desactivación están pensadas para favorecer un estado de ánimo tranquilo. En función del nivel de malestar o ansiedad de cada persona esa tranquilidad será mayor o menor. En algunos casos bastará con estas estrategias para conseguir un bienestar; pero en otros será necesario, una vez producido el alivio inicial, comenzar a aplicar otras técnicas más complejas dirigidas a la base del propio malestar.

Las técnicas de relajación más utilizadas son la relajación diferencial o de Jacobson, la relajación autógena y la respiración diafragmática. La primera consiste en aprender a identificar sensaciones de tensión muscular para después favorecer su posterior eliminación. Es una técnica que se aprende repitiendo bastantes veces un procedimiento en el que primero se tensan los músculos de manera muy intensa y después se intenta aflojar. De esta forma la persona poco a poco va tomando referencias y finalmente consigue en su vida cotidiana identificar la tensión e inducir un estado de relajación. Esta técnica es muy útil cuando la ansiedad tiende a ser somática. La relajación autógena está basada en la visualización de imágenes y en la inducción de sensaciones de peso, calor y distensión muscular. Su entrenamiento continuado suele producir buenos resultados, especialmente con cefaleas vasculares. Por último, la respiración diafragmática  está basada en el entrenamiento de un tipo de respiración que parte del diafragma y que en forma de onda continúa hacia el tórax. Esta forma de respiración permite la estimulación del nervio vago y por tanto favorece la relajación y la desactivación somática.

La parada de pensamiento está basada en la incapacidad que tenemos las personas para procesar dos informaciones relevantes al mismo tiempo. Digamos que es muy complicado contar hacia atrás de siete en siete y además hacer la lista de la compra. Así pues, esta técnica es útil cuando un pensamiento nos está distrayendo dificultándonos el conseguir la calma. La idea es que en los momentos en que necesitemos estar concentrados podamos parar los pensamientos agobiantes por medio de otros inocuos, para posteriormente continuar con las tareas que realmente deseamos hacer.

Relajación. Si le ha parecido interesante, haga comentarios y compártalo pinchando en los iconos de las redes sociales, Gracias 😉

Tags: , , , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de PsicologodeCabecera.com y de Gabinetedepsicologia.com.

7 Respuestas to “Relajación y otras técnicas paliativas”

  1. Enma M.
    octubre at #

    Gracias por compartir la información ha sido de mucha ayuda…

    Muchas Gracias…

  2. delia
    noviembre at #

    hola. estas tecnicas .lo pondremos en practica.a q hora del dia es mejor realizarlo.gracias

    • diciembre at #

      Hola Delia, intenta hacerlo cuando encaje en tus horarios. Es más importante la constancia que la hora. Intenta repetirlas un par de veces al día, y en poco tiempo verás que te ayuda.

  3. Helios Serrano Gutiérrez
    marzo at #

    Podrías comentar sobre las técnicas más avanzadas. Trabajo con familiares de pacientes psiquiátricos y manejamos la técnica de Jacobson y la respiración diafragmática, pero a veces no son suficientes.

    Saludos y gracias

    • marzo at #

      Hola Helios, como ves técnicas como estas son paliativas, no resolutivas. Tengo la sensación de que para el trabajo con familiares de enfermos psiquiátricos este tipo de técnicas se quedan bastante cortas. Es mucho más útil centrar tu esfuerzo en la labor psicoeducativa, con el fin de hacer más entendible y predecible las etapas y dificultades por las que va a pasar su familiar. Desde luego poder afrontar las situaciones desde la calma siempre ayudará, pero sin alternativas concretas lo normal es que sea insuficiente.

  4. Helios Serrano Gutiérrez
    febrero at #

    Gracias por la información, me sirvió para una recopilación sobre tensión y ansiedad, y sus diferencias.
    Saludos

Escribir un comentario