Programación neurolingüística, ¿es realmente útil?

¿Se imaginan que nuestro cerebro pudiese ser programado para adquirir las habilidades que usted necesita para triunfar en la vida? ¿Es posible que si cambiamos la manera de pensar y hablar eso cambiará nuestro comportamiento de manera positiva? A estas dos preguntas le contestarían afirmativamente Richard Bandler y John Grinder, los creadores de la PNL (programación neurolingüística). Bandler, además de psicología, estudió matemáticas e informática. Aunque molesta muchísimo que le denominen psicólogo, ya que él se considera modelador, igual que un escultor. Grinder es un lingüista que también estudió psicología. Durante la guerra fría trabajó en la agencia de inteligencia americana mientras servía como capitán en el ejército.

¿Cómo funciona la PNL?

Ambos consideran que existe una fuerte relación entre el lenguaje, los patrones de comportamiento aprendidos y los procesos neurológicos.Es decir, que la manera de sentir, pensar y comportarnos es programada por nosotros mismos según nuestras vivencias. Pensaban que todo esto se podía cambiar con el objetivo de mejorar o adquirir habilidades además de alcanzar objetivos importantes en nuestra vida.
Debemos tener en cuenta que la PNL parte del constructivismo, el cual afirma que la realidad es más una interpretación subjetiva que un descubrimiento. Nosotros percibimos el mundo a través de nuestros sentidos, procesamos los datos y creamos una especie de mapa mental de lo que hemos recibido. Por lo tanto, este sistema nos ayudará principalmente a cambiar nuestros patrones de conducta erróneos y también a encontrar las herramientas necesarias para gestionar mejor nuestras emociones.
Según el uso que cada uno hacemos de nuestros sentidos, Bandler y Grinder llegaron a la conclusión de que las personas se pueden clasificar en:

  • Visuales. La vista es su sentido predominante. A través de ella reciben una mejor información sobre los demás y su entorno. Según los fundadores de la PNL, las personas visuales suelen hablar muy rápido y les encantan las actividades artísticas.
  • Auditivas. El oído es el rey de los sentidos para estas personas. Se caracterizan por preferir actividades que tengan que ver con la interacción con los demás, la Historia…
  • Kinestésicas. El gusto, tacto y olfato es predominante en este tercer grupo. Suelen ser personas tranquilas que aman el contacto con los demás y las actividades físicas.

¿Usted se siente parte de alguno de estos grupos?

Lo positivo y lo negativo de la PNL

Sin duda, cambiar nuestro comportamiento y actitud ante situaciones o personas que nos crean incomodidad en nuestra vida, es muy positivo. La psicología utiliza técnicas de programación mental según las necesidades del paciente. Cuando se habla de reprogramación, la gente se suele asustar mucho y pensar en lavados de cerebro, nada que ver en este caso. Como por todos es sabido, la psicología nació para mejorar la salud mental de todos nosotros y ayudarnos a cambiar aquello que nos amarga nuestro día a día. Las técnicas de la Programación Neurolingüística son muy útiles porque nos ayudan a enfrentarnos a aquello que nos incomoda, a confiar y potenciar nuestras habilidades, y también a salir de la peligrosa zona de confort a correr riesgos necesarios para nuestro crecimiento personal.

El problema surge cuando se vende la PNL como la panacea que solucionará nuestros problemas tanto físicos como mentales. Los propios fundadores en muchos de sus libros han llegado a afirmar que la PNL es capaz de curar la dislexia, miopía, depresión e incluso la esquizofrenia. Tales cosas hizo en su momento que la comunidad científica saltara como un resorte para negar las palabras de Bandler y Grinder, les rebatían sus afirmaciones aseverando categóricamente que no existen evidencias de que la PNL influya claramente en la salud.

La Programación Neurolingüística se convirtió en un negocio tan rentable y demandado, que incluso sus propios fundadores acabaron litigando judicialmente para dirimir cuál de los dos era el auténtico creador de la PNL. Finalmente, llegaron a un acuerdo y ambos pueden considerarse autores.
Es cierto que también han surgido muchos “gurús” de medio pelo que aseguran que conseguiremos todos nuestros sueños siguiendo las pautas que marca la PNL, pero no nos equivoquemos, se trata de su PNL. Normalmente el uso que realizan de este sistema no es el adecuado, carecen de una buena formación y su único objetivo es conseguir dinero a cambio de prometer lo que no pueden cumplir.
La PNL, más que como terapia, debe ser tomada como una herramienta de la terapia. Una buena herramienta que si es bien usada nos ayudará a conseguir resultados. Si usted decide probar con la PNL, le aconsejamos que se informe bien de dónde y con quien conocer esta herramienta. Los cantos de sirena nunca traen nada bueno.

Tags: ,

Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

No hay comentarios aún

Escribir un comentario