Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

8 Respuestas to “¿Es posible llevar una vida normal padeciendo un TOC?”

  1. Daniela Losada
    marzo at #

    Mi esposo tiene TOC, mi vida ha sido super difícil con el, es una persona extremadamente inteligente con los números, fantástico en el trabajo, pero no puede evitar ser compulsivo con todo, cualquier comentario le parece insulto, la limpieza le obsesiona, logre que asistiera a terapia y estoy segura que miente al terapeuta, tiene una vida paralela con la mama de sus hijas (primer matrimonio) de quien no ha podido desprenderse no se si por culpabilidad o alguna otra razón, hace todo escondido como con miedo de ser descubierto a algo que todavía no entiendo y adicionalmente toma alcohol, esto aumenta sus crisis, lo quiero pero creo que debo divorciarme, no se deja ayudar.

  2. Borja
    octubre at #

    Hola, Susana. Muy buen artículo. Gracias por redactarle. Quiero exponerte el siguiente caso: Una persona quiere escoger un día que tenga cosas en común con ella (entre acontecimientos, natalicios, etc.) y a partir de ese día empezar a cambiar las cosas que no la gustan de sí misma. El problema radica en que no para de preguntarse si lo de elegir un día es correcto porque es una obsesión que tiene pero que quiere elegir el día porque quiere recordar las cosas importantes de su vida (cuando adquirió este objeto que es importante para ella, cuando cambió de vida, etc.). Hay dos obsesiones: la de elegir el día de esa manera porque quiere recordar acontecimientos y la obsesión de no parar de preguntarse si es correcto y si debería hacerlo porque piensa que si le hace obsesionarse no debería ser correcto.
    Mi pregunta es: ¿Debería elegir un día para cambiarse a sí mismo? (Desde un punto de vista es positivo porque quiere cambiarse, ponerse objetivos y una fecha para hacerlo, aunque no deja de ser una obsesión, claro) Y en el caso de que no lo debiera de elegir, ¿qué podría hacer para acabar con la obsesión de recordar días y acontecimientos?.
    Muchas gracias. Un saludo.

  3. ivoone rojas
    noviembre at #

    una persona con TOC no se va a curar del todo?

  4. ale
    octubre at #

    Hola hace unos días comencé a tener miedo a ser lesbiana,no dejo de pensar en eso,pero tengo una obsesión con un pensamiento,buscando en internet sobre toch leí una frase que me dejó traumada es la siguiente: también hay personas homosexuales que le temen a la heterosexualidad y ahí se me vino un pensamiento irracional : yo soy homosexual y me da miedo ser heterosexual
    Pero es al revés mi trastorno a mi me encantan los hombres y me da miedo ser lesbiana y se me viene a la mente que si voy al psicólogo se va a confundir ayuda es como que me obsesione con este pensamiento

  5. Mariana
    octubre at #

    En la mano izquierda tengo una pulserita de hilo, siempre la tengo que estar alineando con el tendón de la muñeca, es una manía que tengo, a cada rato lo hago, es muy frecuente, pero no me quito la pulsera porque me hace sentir extraña, a pesar de que me estresa que no esté alineada perfectamente.

  6. Miguel
    julio at #

    No sé si lo definiría como vida “normal”, ya q las obsesiones ( y las correspondientes compulsiones) siempre están acechando para volver a “cazarte” desprevenido pero, gracias a los años de terapia con Fernando (y una pequeña ayuda en forma de medicación) he ganado muchísima calidad de vida y tengo el TOC controlado la mayor parte del tiempo. Y sin necesidad de seguir acudiendo a consulta con regularidad.

    Por supuesto, si tienes TOC y no pides ayuda a un buen psicólogo, nunca lo superarás. No es sólo cuestión de fuerza de voluntad.

    Enhorabuena por el blog

    • julio at #

      Gracias Miguel! un abrazo

    • Susana Alba Montalbano
      julio at #

      Efectivamente no es fuerza de voluntad como muchos creen, tienes toda la razón. Siempre hay que buscar ayuda para después poder caminar solo. Quizás una vida normal se podría cambiar por lo más tranquila posible, que no es poco ¡gracias por tu comentario Miguel!

Escribir un comentario