¿Posibilidad o probabilidad?

Consejos de nuestra directora Victoria Trabazo para controlar nuestros niveles de ansiedad.

Cuando nos enfrentamos a una situación que nos preocupa, tendemos a equiparar dos conceptos: posibilidad y probabilidad.

Por ejemplo, en una intervención quirúrgica es posible que dicha intervención salga mal, pero posiblemente la probabilidad de que esto ocurra es mínima. Sin embargo, si la consecuencia de la acción nos asusta realmente, en este caso sería que la intervención saliese mal, se suele producir una distorsión de la realidad que hace que percibamos la probabilidad mucho mayor de lo que es.

Por lo que, ante cualquier situación que os preocupe, es importante analizar de forma objetiva tanto la posibilidad como la probabilidad, de esta forma controlaréis mejor los niveles de ansiedad.

No hay comentarios aún

Escribir un comentario