Pienso demasiado, ¿Hay alguna forma de frenar los pensamientos?

pienso demasiadoSi se siente identificado con el título de este artículo, probablemente se haya encontrado en algún momento desesperado por no poder parar de darle vueltas a las cosas que le ocurren. Para algunas personas es como una maldición, no pueden dejar de pensar y de darle vueltas a un montón de situaciones cotidianas. Se adelantan a lo que puedan pasar otros e intentan darle soluciones a cada amenaza que detectan. Cuando están con gente piensan en cómo habrán interpretado lo que han dicho, cuando están solos, piensan en los que van a hacer luego, en la ropa que se pondrán, en el conflicto con el jefe y lo que tendría que decir… La realidad es que es fácil en la sociedad en la que vivimos vivir en el futuro y en el pasado, y poco en el presente. A Edmun Burke, filósofo inglés del siglo XVII se le atribuye la frase: “vivir es construir nuevos recuerdos”. La verdad es que es muy cierto que sin presente no hay pasado, pero nuestro ritmo de vida nos centra quizás en exceso en lo que ya pasó o en lo que prevemos que pasará.

Nuestro ritmo de vida nos centra quizás en exceso en lo que ya pasó o en lo que prevemos que pasará.

La psicología clínica, y muchas disciplinas que buscan el bienestar de las personas enfocan las soluciones en enseñar a las personas a vivir el presente. En la actualidad las técnicas de relajación o el “mindfulness” ayudan a las personas a alcanzar este objetivo. Aun así vivir el presente es una buena manera de no pensar demasiado, pero no es suficiente. Además hay que ser capaz de resolver algunas cuestiones previas.

Darle vueltas a las cosas favorece que nos movilicemos para conseguir lo que deseamos

Si pensamos demasiado no es porque sí. Darle vueltas a las cosas favorece que nos movilicemos para conseguir lo que deseamos. El problema es que a menudo deseamos más control del que en realidad necesitamos. Queremos garantías que no siempre son necesarias para afrontar el día a día.

Las claves para no pensar demasiado

img_4486

Potenciar la búsqueda de soluciones

Es el primer paso. Buscar opciones, valorar alternativas, elegir las que encajen mejor dentro de nuestras necesidades. Ha de ser una búsqueda en la que se acepte que no hay soluciones perfectas. La clave está analizar bien las distintas posibilidades y después tomar decisiones con lo que tenemos ante nosotros.

Pasar a la acción y no quedarse en el pensamiento

Una vez se han detallado las soluciones posibles hay que pasar a la acción. Quedarse en el análisis suele llevar a la parálisis, y por supuesto a la ansiedad y la preocupación improductiva. Poner en práctica las ideas hace que tengamos elementos tangibles para valorar si nos vale o no lo que hemos decidido, pero si nos quedamos en las pegas y en la valoración de todas las opciones, se producirá la sensación de que pienso demasiado… para nada. En el artículo titulado: un truco para conseguir la calma, se detallan algunas ideas en este sentido para conseguir hacer más y pensar menos.

Buscar el apoyo de otras personas

Verbalizar los malestares y compartir las decisiones que uno va tomando suele ayudar a pensar menos. Cuando se le ponen palabras a las emociones, cuando se le da un sentido a lo que ha pasado y se contrasta con la opinión de los amigos, ayuda a darle su adecuada importancia. Se consigue con mayor facilidad posponer lo que no es relevante y resolver lo que depende de uno mismo.

image

Actividades sanas de desconexión

Ir detrás de una pelota, o estar pendiente de hacer una manualidad ayuda a dejar de lado otros temas menos relevantes. Si ponemos en práctica los diferentes consejos y además potenciamos este, lo normal es que se alcance un equilibrio bastante razonable entre lo que pensamos y lo que hacemos. El ocio es fundamental para equilibrar nuestras preocupaciones.

Ser capaz de aceptar lo que no se cambia

Este punto es quizás de los más importantes para conseguir no pensar demasiado. De hecho uno de los artículos más leídos de nuestra web: técnica de detección y afrontamiento de la consecuencia temida (DACT), profundiza especialmente en este punto.

Cuando se lucha por resolver lo que está pendiente pero se es capaz de asumir en algún momento que el coste puede ser menor que el beneficio, nos permite darnos por vencidos de manera sana. Ser capaz de aceptar el malestar de un amigo cuando le pedimos que nos lleve a buscar el coche al taller, sin necesidad de invitarle a comer, o sin compensarle en exceso por la molestia; o ser capaz de hacer un informe con menos datos de los que te piden, son maneras de asumir lo que no siempre se puede hacer exactamente como uno quiere.

La consecuencia positiva más evidente de ser capaz de asumir lo que no se cambia es la de ser capaz de proponerse metas realistas. Se consigue definir los objetivos diarios en función de la capacidad para hacer y resolver, no en función de lo que jefes, clientes, familia o las circunstancias decidan por uno.

Ser capaz de aceptar consecuencias de los errores

imageEl no poder dejar de pensar tiene que ver con el tipo de expectativas que planteamos como punto de partida. La inercia a querer hacerlo muy bien a veces se convierte en un problema. Querer conseguir evitar todas las consecuencias negativas hacen que estemos calibrando constantemente lo que hacemos bien o mal. Si cree que es poco tolerante con los errores, esta puede ser una fuente importante de malestar. Le recomiendo que lea el artículo cometer errores Vs tomar decisiones. Si le interesa profundizar un poco más en este tema, no deje de leerlo.

Manejo adecuado de la opinión de los demás

Una de las razones por las que se dice la frase “pienso demasiado”, es por la necesidad de saber cómo nos valoran otras personas, si han interpretado mal algo que hemos dicho, si se han sentido bien con el regalo que hemos hecho… La opinión de los demás genera mucho bienestar o malestar en función de que es lo que puedan pensar. Una adecuada gestión de la opinión de los demás moderará la tendencia a pensar demasiado. Los psicólogos clínicos trabajamos con nuestros pacientes sobre este área con mucha frecuencia para alcanzar las metas que desean alcanzar durante el tratamiento. En el artículo “una técnica para que las opiniones de los demás nos dañen menos“, profundizo algo más sobre que tipo de estrategias pueden ser útiles para alcanzar este objetivo.

¿Piensa más de lo que quiere? ¿Conoce a personas de su entorno que sufran por esta razón? Comparta en las redes sociales este artículo. Ayúdenos a difundir la psicología clínica.

Tags: , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

5 Respuestas to “Pienso demasiado, ¿Hay alguna forma de frenar los pensamientos?”

  1. octubre at #

    Todo esta en tu ser estas en dos partes no ssbes que hacer o que quieres y cuando lo tienes no es suficiente entonces te das cuenta que lo uncio que necesitas esta en este momento y no hay de otra

  2. Jorge daniel
    agosto at #

    Muy buena informacion. Yo vengo sufriendoesi desde hace años y a pesar q intento respirar, salir a correry muchas cosas màs no logro dejar de pensar. Tanto asi que hasta lloro porque el desgaste que siento es fuertìsimo. Aparte que tengo estres y existe medicamento para librarme de ello?

  3. jhon
    julio at #

    tratamientos para resolver el problema.

  4. Julieta
    agosto at #

    Excelente información, gracias por compartirlo, me es de gran ayuda 🙂 .

  5. Todos sabemos que pensar es muy bueno, lo inadecuado es cuando nos volvemos obsesivos y de forma rutinaria comenzamos a pensar en cada cosa que hicimos o dejamos de hacer, preocupaciones excesivas, etcétera. Las técnicas de meditación son una gran opción para reducir el flujo de pensamientos, si logramos enfocarnos solo en la respiración, entonces vamos encontrando esa gran calma y se supera la tendencia a pensar demasiado con el paso del tiempo, otra buena estrategia es la acción disciplinada, si nos concentramos en determinadas labores, la mente divagará mucho menos.

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA