8 respuestas

  1. norma
    agosto

    Hubiera leído este artículo hace años. Le echo la culpa a la falta de saber lo que realmente quiero de mi tristeza, mi dolor y el haber perdido a una persona que amaba con toda el alma.

    Responder

  2. S.E.D
    julio

    Pensar que he vivido gran parte de mi vida con la sensación que aquí describen y simplemente me pensaba indecisa. Después de llorar a escondidas viendo como mi pareja se encamina a hacer lo que le apasiona, me doy cuenta de la tristeza que me causa no tener un sueño en la vida, ni siquiera un hobbie al que realmente quiera dedicarle tiempo (no creo que dormir cuente). Ante mi propio asombro por aquel llanto termino aquí, leyendo esto…Es increíble que el “me da igual” me haya traído a un punto donde realmente no sé qué hacer con mi vida. Encuentro imposible pensar en objetivos y metas para mi, cuando no puedo realmente decir qué me gusta. Espero que un poco más de lectura me ayude a encaminar mis decisiones a mis aun desconocidos gustos. Muchas gracias al autor.

    Responder

  3. Karina
    junio

    Wow! Este articulo me describe totalmente. Es desesperante, siento que pierdo mi vida, me siento infeliz, sin propósito, por fin consigo una respuesta a lo que siento, gracias.

    Responder

  4. Arthur
    mayo

    Me parece muy interesante este artículo ya que actualmente estoy terminando el colegio y no ando muy seguro de qué estudiar y pues, la respuesta q siempre obtengo es: haz lo q te gusta, elije algo q se relacione con lo q te guste; lo cual me lleva a pensar qué me gusta y me doy cuenta de q no sé,reconozco q actúo como los primeros dos puntos,por eso voy a intentar los consejos,espero sirvan,gracias!

    Responder

  5. alicia
    febrero

    interesante artículo, gracias.
    qué quiere decir concretamente el punto:
    No adelantarse durante 1 mes a una necesidad que se detecte en otra persona. Esta sería una buena tarea para hacer frente al querer agradar en exceso. Ayuda a relativizar la opinión de los de más.

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      febrero

      Hola Alicia, no adelantarse a la necesidad de alguien es esperar a que te pidan algo para darlo: una ayuda para coger unas bolsas, comprar el pan al vecino al tiempo que compras el tuyo… Nada que es esencia sea malo, la cuestion es que si se convierte en una obligación , en lugar de ser una opción, lo normal es que produzca más ansiedad de la cuenta cuando se agolpan las tareas pendientes.
      Además, esperar a que te lo pidan ayuda a que los demás valoren lo que haces… y tú también.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio