No sé lo que me gusta

No sé lo que me gusta– ¿Vamos al cine o nos quedamos en casa?, ¿Qué te apetece, carne o pescado?
– lo que quieras, me da igual…

Frases como esta son propias de personas que no tienen claro lo que quieren y optan por adaptarse como la mejor manera de ir viviendo el día a día. Sienten que no tienen mucho criterio para decidir sobre muchas cosas: planes de fin de semana, la elección de un menú, planes para las vacaciones, intereses políticos… Suelen ser personas poco conflictivas, con deseo de llevarse bien con aquellos que conviven. Optan cuando no lo ven claro por la elección de la mayoría. Su sensación es: “como a mi me da igual, me adapto a lo que otros prefieran”. Lo que en un momento dado era indiferencia ante una elección, a menudo se acaba potenciando y convirtiendo en un círculo vicioso. Cuanto más nos adaptamos, más cómodo es no posicionarse para no generar tensiones, pero a la vez menos intereses se definen como propios y más posible es sentir que no se sabe lo que se quiere. No definir un deseo tiende a generar apatía, sumisión, e incluso dependencias hacia otras personas que sí definen lo que quieren. Cuanto más se amolda la persona a su entorno más frecuente es que verbalice frases como las del título: “No sé lo que me gusta, nada acaba de gustarme del todo (ni de disgustarme)”.

No definir un deseo tiende a generar apatía, sumisión, e incluso dependencias hacia otras personas que sí definen lo que quieren.

decidir

Causas que potencian no saber lo que me gusta

Hay personas que son incapaces de identificar lo que les gusta y lo que no. Veamos las principales razones para tener esta dificultad.

1.- Evitar conflictos y críticas de los demás es quizás una de las causas más frecuentes de la tendencia a adaptarse a lo que otros desean o necesitan. Las personas que se sienten reconfortadas cuando los demás se sienten bien gracias a algo que ellas han hecho, pueden adaptarse a la necesidad de otras personconflicto dialogoas más fácilmente. Cuando esta sensación reconfortante se busca a diario, predispone a las personas a dejar de lado sus propias necesidades y a no saber qué es lo que realmente quieren. En estos casos las personas desarrollan gran empatía, llegando a justificar, más que a entender las necesidades de los demás.

2.- No tener una certeza absoluta sobre si lo que se va a decir es adecuado, si lo que se va a opinar molestará o lo que se va a pedir responde a lo razonable. En estos casos la tendencia es a no gastar favores innecesariamente. Parece que no pedir es una manera de no molestar y de no deber algo, especialmente útil cuando se siente que no se va a disfrutar de lo que se va a conseguir.

ocio3.- Falta de actividad y de ocio. Las personas con poca actividad tienden a ilusionarse poco por las cosas. Tienden a menudo a buscar el alivio ante un malestar, en lugar de ir tras la soluciones y el bienestar. Cuando esto ocurre lo normal es que les resulte muy complicado saber lo que quieren y lo que no. En ocasiones va unido a depresión, anhedonia, o tristeza.

4.- Exceso de exigencia y tendencia procrastinar. Las personas con altos niveles de exigencia pueden conseguir ser constantes y esforzarse por encima de otras personas. Algunas personas cuando se exigen hacer muy bien las cosas se sienten superadas por la presión y optan por posponer tareas y compromisos. En estos casos podemos hablar de procrastinar o procrastinación (dejo un enlace a algunos artículos sobre este tema) y puede potenciar, en los casos en los que se cronifica, el que no opinemos y nos amoldemos a lo que otros quieren para evitar malestares, conflictos…

5.- Abuso de sustancias, la marihuana y sus derivados. El abuso de porros, tiende a potenciar lo que llamamos síndrome amotivacional, asociado muy frecuentemente a no necesitar realizar tareas, ni proponer objetivos ya que los propios porros favorecen el estar tranquilo sin hacer demasiadas cosas. Lo normal es que con el paso del tiempo esto produzca apatía, falta de disfrute, y por supuesto, dificultad para “saber lo que me gusta”. Se parece a una depresión aunque su origen es otro.

Consejos y tareas para conseguir saber lo que me gusta

1.- Ser capaz de afrontar la opinión de los demás. La valoración que los demás pueden tener sobre nosotros al decir o pedir algo puede ser un freno enorme para pedir lo que queremos. Hay que hacerle frente para que exploremos nuestros intereses. Aquí como tarea le pediría que leyera el artículo: ocho consejos para aprender a recibir críticas. En él encontrará consejos y tareas para profundizar más en este tema.consejos

2.- Generar estrategias para afrontar los conflictos. Los conflictos pueden surgir porque los generamos nosotros, o porque nos los generan. En cualquier caso no son siempre evitables como no lo son las críticas que hablaba en el apartado anterior. Hay que afrontarlo y aprender a gestionarlo. En varios artículos de la web hemos abordado este tema: los conflictos, lea detenidamente este listado de artículos le ayudarán a resolverlos mejor.

3.- Pedir u opinar, aunque inicialmente no se tenga claro qué es lo que se quiere. Esta es la pauta más importante para conseguir saber qué me gusta. Aunque no se sepa si es muy importante o no, hay que hacer frente a las consecuencias de pedir. Es posible que el otro se moleste o haya que hacer cambios en planes que previamente se habían fijado, pero sis se pide u opina sobre algo, es cuestión de tiempo que la persona empiece a saber un poco mejor lo que le gusta y lo que no.

Si no se pide:

no sé qué es lo que me gusta1.- Se evitan conflictos y tensiones que pueden no ser necesarias, pero se tiene buena valoración social gracias a ser adaptable y poco problemático.

2.- Si no se pide cada vez es mayor  la dificultad para descubrir qué gusta y que no. No pedir habitualmente hace que necesitemos una gran razón para pedir lo que apetece o se desea. Si no se tiene es fácil intentar convencerse de que se puede dejar para otro momento, o para cuando los otros también quieran. Potencia la sumisión.

3.- No comunicar cuáles son las necesidades de cada uno hace que los demás no puedan identificar cuáles son, y por tanto tampoco tendrán la oportunidad de intentar agradarnos. La consecuencia suele ser el que los otros crean que no necesitamos nada, y/o que las relaciones se vayan enfriando por falta de ilusión y complicidad con amigos o pareja.

4.- Devaluación  de uno mismo y de la imagen que tienen los demás. No opinar, no negociar necesidades, hace que los demás crean que no existen esas necesidades y que cuando uno se adapta es por le nace, no se tiene en cuenta. “Es lo normal”. Al fin y al cabo es como cuando un producto está de oferta durante muchos meses, quien lo compra ya no asume que tiene suerte, piensa que es precio real del producto. Puede pensar que antes pedían más por lo mismo, pero ahora es lo que vale.

5.- Tendencia a la pasividad, y a la falta de motivación para planificar y realizar planes de ocio, liderar proyectos, y por añadidura, apatía, anhedonia, e incluso tristeza y desilusión.

4.- No adelantarse durante 1 mes a una necesidad que se detecte en otra persona. Esta sería una buena tarea para hacer frente al querer agradar en exceso. Ayuda a relativizar la opinión de los de más.

5.- Retomar aficiones del pasado, deportes que se practicaban de pequeño… Es fundamental realizar actividades que nos entretengan y/o se nos den bien. No hace falta que uno sea el mejor en algo, basta con que se sienta uno bien haciéndolo y vea que fluye para poder engancharse a una meta.

6.- Profundizar en lo que ya me ilusiona.

7.- Probar lo que hacen otras personas que conozco y parece que les gusta.

Tags: , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

9 Respuestas to “No sé lo que me gusta”

  1. Karlo
    octubre at #

    Buenas, estoy totalmente identificado, no quiero ser tan empático, me meto mucho en la posición de las otras personas, me anticipo a favores, dejo mis gustos a un lado para satisfacer a los demás, no se lo que me gusta, no se cual es mi puto hobie , me siento enojado, con mucha impotencia, Tengo metas pero no sé cómo conseguirlas, mientras no sepa en qué querer desempeñarme se me hace imposible. E hecho muchas cosas nada me llena. No sé para qué soy bueno , quiero vivir haciendo cosas que me apasionen y no lo consigo. Creo que esta situación me está afectando emocional y mentalmente, me siento, frustrado, depresivo y con mucho coraje e impotencia. Y creo que todo junto me está afectando mi salud física mental emocional y espiritual. Si alguien me puede ayudar , le agradezco. Saludos

  2. norma
    agosto at #

    Hubiera leído este artículo hace años. Le echo la culpa a la falta de saber lo que realmente quiero de mi tristeza, mi dolor y el haber perdido a una persona que amaba con toda el alma.

  3. S.E.D
    julio at #

    Pensar que he vivido gran parte de mi vida con la sensación que aquí describen y simplemente me pensaba indecisa. Después de llorar a escondidas viendo como mi pareja se encamina a hacer lo que le apasiona, me doy cuenta de la tristeza que me causa no tener un sueño en la vida, ni siquiera un hobbie al que realmente quiera dedicarle tiempo (no creo que dormir cuente). Ante mi propio asombro por aquel llanto termino aquí, leyendo esto…Es increíble que el “me da igual” me haya traído a un punto donde realmente no sé qué hacer con mi vida. Encuentro imposible pensar en objetivos y metas para mi, cuando no puedo realmente decir qué me gusta. Espero que un poco más de lectura me ayude a encaminar mis decisiones a mis aun desconocidos gustos. Muchas gracias al autor.

  4. Karina
    junio at #

    Wow! Este articulo me describe totalmente. Es desesperante, siento que pierdo mi vida, me siento infeliz, sin propósito, por fin consigo una respuesta a lo que siento, gracias.

  5. Arthur
    mayo at #

    Me parece muy interesante este artículo ya que actualmente estoy terminando el colegio y no ando muy seguro de qué estudiar y pues, la respuesta q siempre obtengo es: haz lo q te gusta, elije algo q se relacione con lo q te guste; lo cual me lleva a pensar qué me gusta y me doy cuenta de q no sé,reconozco q actúo como los primeros dos puntos,por eso voy a intentar los consejos,espero sirvan,gracias!

  6. alicia
    febrero at #

    interesante artículo, gracias.
    qué quiere decir concretamente el punto:
    No adelantarse durante 1 mes a una necesidad que se detecte en otra persona. Esta sería una buena tarea para hacer frente al querer agradar en exceso. Ayuda a relativizar la opinión de los de más.

    • febrero at #

      Hola Alicia, no adelantarse a la necesidad de alguien es esperar a que te pidan algo para darlo: una ayuda para coger unas bolsas, comprar el pan al vecino al tiempo que compras el tuyo… Nada que es esencia sea malo, la cuestion es que si se convierte en una obligación , en lugar de ser una opción, lo normal es que produzca más ansiedad de la cuenta cuando se agolpan las tareas pendientes.
      Además, esperar a que te lo pidan ayuda a que los demás valoren lo que haces… y tú también.

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA