Me cuesta alegrarme de mis éxitos

Para estar bien hay que ser capaz de alegrarse de lo que se va consiguiendo. Hacerlo así garantiza que se puede repetir de nuevo lo mismo, e incluso mejorar. Aun así parece que algunas personas tienen verdaderos problemas a la hora de alegrarse por sus éxitos. Cuando esto ocurre se producen algunos efectos secundarios bastante indeseables. El más destacado de ellos es la reducción de la autoestima. La manera en la que nos percibimos determina la seguridad que tenemos a la hora de relacionarnos, de tomar decisiones, de negociar las necesidades… Ser capaz de hacer una critica constructiva es muy importante, pero no lo es menos el ser capaz de percibir las virtudes y saber cuál es nuestra capacidad para tener éxitos.

alegrarme de mis éxitos

Yo mismo en este sitio web he propuesto algunas habilidades que ayudarán a mejorar la autoestima, de hecho recordaré alguna de ellas, pero de poco sirve conocerlas si no somos capaces de alegrarnos de nuestro propios éxitos. Repasemos primero los consejos para mejorar la autoestima, y después centrémonos en cuáles son las razones para no alegrarse de nuestros propios éxitos.

  • Haga un diario de lo positivo. Todas las noches, escriba algo bueno que haya ocurrido, escriba por lo menos tres cosas.
  • Cree una lista de deseos. Saber lo que se quiere es un prerequisito para ser capaz de alcanzar los objetivos. Anote todo lo que quiere hacer y todo lo que quiere ser.
  • Perdónese a usted mismo. No hay personas perfectas. Todo el mundo comete errores, sea más tolerante consigo mismo. Permitase alguno errores, o mejor aún cometalos voluntariamente, no hace falta que sea ante situanciones muy relevantes. Experimente si es realmente tan terrible cometer errores, o en realidad es peor su temor que el hecho.
  • Deje de compararse con los demás. Ya es suficiente!!. Nos solemos comparar con personas que son distintas a nosotros. Al hacerlo comprometemos a nuestra autoestima, potenciando el análisis de lo que nos falta, de lo que otros tienen y nosotros no. ¡Cuidado! puede ser bastante injusto para uno mismo crear personas perfectas con trocitos perfectos de los demás. Podemos acabar creando pequeños e irreales Frankenstein.
  • Afronte los conflictos. Exprese desacuerdo cuando así lo sienta, intente no cargarse de razones poderosas a la hora de expresar opiniones diferentes a las de otros. Sea algo científico y compruebe si, como presupone, el rechazo y el conflicto, o la valoración que puedan hacer de usted es tan negativa como había creído. Es posible que sea así, aunque a lo mejor acaba sorprendido.

Cuáles son las razones principales de no ser capaz de alegrarme de mis propios éxitos

Modelo educativo: Cuando la educación que recibimos está muy marcada por normas sobre cómo no malestar, evitar la incomodidad o las críticas de los demás, nos hace más exigentes a la hora de querer comportarnos de la manera adecuada siempre.

Miedo a la evaluación. Unido al punto anterior sobre la educación está el miedo a la evaluación. Decir a los demás que nos va bien puede confundirse con regodeo, chulería, prepotencia o engreimiento. Con no mostrarlo abiertamente, uno puede sentir que está siendo modesto, y no destaca por lo que no se quiere destacar. Esto es suficiente para que por defecto alguien no sea capaz de mostrar  que está consiguiendo sus metas o deseos.

Necesidad de control. Cuanto más importante es garantizarse que algo no pase, más control queremos tener sobre una situación. Lo malo es que no siempre somos capaces de alcanzar el control que deseamos. Miedos hacia enfermedades, accidentes, despido laboral, ruptura de pareja, opiniones negativas… Pueden animarnos a buscar la manera de saber que nada de lo que tememos pasará. Asociado a esta idea, es frecuente que algunas personas eviten alegrarse de sus éxitos, ya que les parece que si lo hacen se estropeará. «No menciones que está ganando mi equipo cómodamente, no vaya a ser que justo cambie la suerte que tenemos» Parece que el mencionarlo tuviera algún tipo de efecto mágico. Hablemos más sobre esto.

El pensamiento mágico o supersticioso: parece que cuando nos da miedo perder algo bueno, tendemos a buscar señales que nos digan algo sobre si eso va a ocurrir o no. Queremos hacer lo que tengamos a mano para garantizarnos que todo siga bien. Es fácil hacer caso a algunas ideas si aparecen en la cabeza: «a ver si por decirlo ahora se va a estropear», o «yo por si acaso no voy a escupir al cielo, no vaya a ser que se estropee este momento». Aunque no se tengan poderes sobrenaturales, es fácil dejarse llevar por la sensación de que se está haciendo algo por estar bien. De existir, este mecanismo es el que después lo puede complicar todo. Poco a poco seremos incapaces de calibrar nuestros propios éxitos y avances en la vida.

¿Se puede intentar hacer un cambio?

Si usted se da cuenta de que no se permite alegrarse de sus propios éxitos, este el momento de cambiar ese hábito. Arriésguese enfréntese al miedo. Diga y comparta en voz alta: «estoy contento», «me van bien las cosas», estoy tranquilo», «soy feliz»… Hágalo bien y no apostille: «¡por el momento!» eso es como pedir perdón por estar bien.

Tags: , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de PsicologodeCabecera.com y de Gabinetedepsicologia.com.

8 Respuestas to “Me cuesta alegrarme de mis éxitos”

  1. Ana Maria
    agosto at #

    A mi me costaba trabajo reconocer mis éxitos, consideraba que estaba haciendo alarde y hacia sentir mal a los demás. Ahora entendiendo que tengo derecho a expresar mis emociones y reconocer mis esfuerzo a lo largo de la vida.

  2. hannah
    agosto at #

    gracias por el dato, esta muy interesante a veces es bueno hacerse un autoexamen y verse en que se esta fallando, obviamente nos afecta emocionalmente, estos anexos educativos nos ayudan a fortalecernos y crecer como personas, lo lleva a hacerse un escaneo y considerar que a veces somos crueles consigo mismo y no valorar los esfuerzo realizados.

    seguiré leyendo su blog! muy interesante!!

  3. Francisco Valdez
    julio at #

    Bravo por el comentario de María!! muy ilustrativo.

  4. Margarett Hurtadi
    julio at #

    Excelente articulo

  5. maría
    julio at #

    Muy interesante esta nota. A mí no me cuesta alegrarme de mis éxitos, al contrario. Sin embargo creo que esa sensación que tengo de que todo objetivo lo voy a lograr (lógicamente que soy «ubicada» y no voy por cosas inalcanzables) a veces me mete en circunstancias incómodas que no dejo de lado simplemente por no dar el brazo a torcer. Y como generalmente consigo lo que pretendo es como que me creo «omnipotente e inmortal» (jajjaa), aunque no hago demasiado alarde por ello. Es verdad que me da seguridad, pero pienso que a veces debería aflojar las metas, considerando que tengo 84 añitos y que a estas alturas con seguir viviendo ya tengo bastante…

Escribir un comentario