Las pesadillas

pesadillasTodos alguna vez nos hemos despertado en mitad de la noche sudorosos, sobresaltados y con una ligera taquicardia. Estamos desorientados, durante unos segundos miramos de un lado a otro para confirmar que estamos a salvo, después intentamos volver a dormir. Hemos padecido una pesadilla.

La pesadilla es una parasomnia (trastorno de la conducta durante el sueño) relacionada con el sueño REM (cuando hay un movimiento rápido de los ojos), es una sueño de miedo, angustia y rechazo que se puede producir por diversas causas, pero no son preocupantes, a no ser que se produzcan con una cierta frecuencia, llegando a interferir en la vida diaria del individuo.

¿Por qué se producen las pesadillas?

Las puede desencadenar algún hecho que rompa nuestra rutina o que nos preocupe especialmente. Las causas más frecuentes  suelen ser:

  • Pérdida de un ser querido.
  • Aumento del estrés en casa o el trabajo.
  • Un nuevo fármaco recetado por el médico.
  • Tomar demasiado alcohol.
  • Comer justo antes de ir a dormir.
  • Drogas.
  • Dejar el alcohol repentinamente.
  • Fiebre.
  • Suspensión de ciertos fármacos (somníferos o narcóticos).

Si sucediese que las pesadillas se convirtieran en algo repetitivo entonces estaríamos ante un signo de un problema de salud más complejo tales como:

Además de acudir al especialista para que nos ayude a controlar y solucionar este molesto problema, es recomendable que tome una serie de medidas en su vida cotidiana con el fin de aminorar las posibilidades de sufrir una pesadilla. Comentar con su entorno lo que está sufriendo siempre puede suponerle un alivio, seguir una rutina física regular, reducir alcohol y cafeína… es importante que intente relajarse sacando tiempo para alguna actividad que le resulte agradable. No es tampoco mala idea comenzar a practicar técnicas de relajación, comenzar a hacer yoga o meditación… siempre le ayudará a reducir considerablemente el estrés. Sobre todo es muy recomendable mantener una higiene del sueño, es decir, intentar acostarse y despertarse cada día a la misma hora.

A lo largo de la historia de la humanidad las pesadillas han llamado la curiosidad del ser humano. Hasta el siglo XVII, más o menos, eran consideradas obras de monstruos. Tenían la pintoresca idea de que, el supuesto bicho, se aposentaba sobre el pecho de los durmientes oprimiéndoles con su peso (de ahí el nombre de pesadilla). En el siglo XIX dejaron de ser tan cabalístico y llegaron a la conclusión de que aquel que las padecía era simplemente porque tenía una mala digestión.

Con Freud las pesadillas dejaron de ser consideradas un mal físico. Según su teoría al dormirnos nos desligamos de todo cuanto nos reprime en nuestra rutina, entonces nuestra mente es libre en el mundo onírico, y van saliendo a flote todos los impulsos que amagamos durante el días por considerarlos incorrectos o poco éticos.

Según esta teoría entonces, las pesadillas no son más que un mal sueño. Así fueron consideradas hasta que los sueños comenzaron a ser estudiados con aparatos electrónicos. Entonces se comprobó que las pesadillas son fenómenos independientes, con lo cual la teoría de Freud se caía.

Los laboratorios de sueños han demostrado que mientras dormimos pasamos por cuatro etapas diferentes (Adormecimiento-sueño ligero-transición hacia sueño profundo-sueño Delta o lento-fase REM con cerebro muy activo), con transiciones entre unas y otras, que provocan ciertas alteraciones físicas importantes en nuestro cuerpo. Además de continuar moviéndose los ojos, se producen cambios intensos tales como:

  • Aumento de los latidos de corazón.
  • La sangre fluye al cerebro en mayor cantidad.
  • Metabolismo cerebral más rápido.
  • Alteración de las hormonas.
  • Se segregan con mayor cantidad los jugos gástricos.
  • En el caso del varón, la adrenalina aumenta y por consiguiente se produce un estado de excitación sexual.

Semejantes cambios físicos provoca que la mente esté en alerta y sería lógico pensar que es en ese momento cuando es más fácil que se presenten las pesadillas. Sin embargo no es así, diversos estudios han demostrado que estas se producen cuando nos encontramos en un estado profundo de sueño y relajación. La mayoría de los estudios también demuestran que las mujeres son más propensas a padécelas, esto se debe a que están más sujetas a represiones y limitaciones, con lo cual su ansiedad y tensión es más elevada.

Si usted sufre pesadillas, y una vez que se ha puesto en manos de especialista en el caso de ser desesperantemente continuadas, es importante que las acepte como algo normal que todos podemos experimentar a lo largo de nuestras vidas. Hay quién siente tanto pavor a padecerlas, que justamente ese estado de ansiedad al acostarse, creara un caldo de cultivo excelente para que se produzcan.

imageCuando estamos siendo víctimas de una pesadilla, nuestra mente permanece en alerta, lo que no ayudará a despertarnos, cuando más agobiados nos sintamos ante el fenómeno que estamos padeciendo en ese instante. Es importante que consigamos despertarnos nosotros solos al vivirlas, ya que de esta manera nos tranquilizaremos mucho antes al comprobar que nuestra realidad es muy diferente a la creíamos estar teniendo mientras dormíamos; sin embargo, al ser despertados, la angustia será aún mayor y por lo tanto la serenidad tardará más en llegar.

¿Dormir lo suficiente ayuda a evitar las pesadillas?

Es una pregunta complicada de responder, cada individuo es un mundo a la hora de descansar y reponer fuerzas. Se supone que ocho horas es el tiempo ideal que debe dormir una persona para poder enfrentarse a sus actividades diarias con energía. Pero esto no es del todo cierto, depende del organismo de cada persona, además con los años las horas de sueño irán disminuyendo ya que la actividad de la mente se va relajando.

Podemos decir que el número de horas que se duerma no tiene que ver con el hecho de padecer o no pesadillas.

Tags: , ,

Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

No hay comentarios aún

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA