Sepa por qué a veces justifica demasiado a algunas personas

entender-justificarLas relaciones sociales son complejas. Están llenas de conflictos, negociación de necesidades, gestos que significan cosas, frases que esconden tonos que aportan información sobre el mensaje… Es complicado entender todo lo que los demás hacen y no siempre estaremos de acuerdo con sus deseos o sus comportamientos.

Probablemente la gestión del conflicto es una de las habilidades que más marcan la capacidad de las personas para manejarse en sociedad. Digamos que el conflicto es inherente a las relaciones sociales y quien no lo gestiona bien suele pagar un elevado precio.

Una manera eficaz de evitar la ira es usar la empatía

Las personas que desean evitar el conflicto fabrican mecanismos para que no les cueste tanto conseguir aguantar y para no enfadarse en exceso con comportamientos de otros. La manera más eficaz para conseguirlo es usando la empatía. Ser capaz de entender al otro ayuda a suavizar el malestar y la rabia. Lo malo es que hay una línea muy delgada entre entender y justificar a la otra persona. Es decir que entendiendo porque alguien pega a otro podemos llegar a justificar algo que en realidad no es necesario justificar. En cualquier caso saber de que manera piensa la otra persona y ver cuáles son los procesos que le llevan a actuar como lo hace es muy importante para poder negociar necesidades.

Hay una línea muy delgada entre entender y justificar a la otra persona

justificar entender

Cuanto más difícil es para una persona afrontar las tensiones o los conflictos con otras personas, más fácil es que intente justificar al otro para evitar el malestar que le produce. Digamos que cuanto mejor se expliquen las razones por las que el otro actúa como lo hace, más probable es que se disipe el malestar, la ira, la culpa…

Entender al otro no tiene que ir unido a sentir lo que el otro siente, ni a justificarlo todo

Habría que especificar que entender a los demás es una cualidad que potencia la empatía y la capacidad para relacionarse en sociedad. Bien es cierto que entender al otro no tiene que ir unido a sentir lo que el otro siente (personalidad psicopática), ni a justificarlo todo gracias a ponerse en exceso en su lugar. Ambas opciones tienen sus grandes inconvenientes.

Las personas que justifican con frecuencia el comportamiento de los demás, suelen vivir dos consecuencias indeseables: la sumisión (comunicación indirecta de necesidades) y la explosión después de haber aguantado demasiado tiempo. Analicemos estos efectos secundarios algo más en detalle.

Lo que dificulta todo es no querer vivir el malestar que produce el plantear algo conflictivo

ruidoEmpecemos por la sumisión, y en concreto con la expresión indirecta de lo que se quiere. Si no se quiere generar conflictos puede optarse por no pedir lo que se necesita, esperando que el otro se de cuenta de lo que queremos sin necesidad de pedirlo directamente. Nos podemos enfadar porque para nosotros es muy evidente cómo se debe actuar, y cómo no; pero en realidad lo que dificulta la comunicación es no querer vivir el malestar que produce el plantear algo conflictivo. El otro puede sentirse incómodo ante una petición, puede creer que es una muestra de egoísmo, o que es caprichoso o innecesario. Ante el choque que se puede producir es posible que decidamos entender al otro y no generar más tensión, que mostremos incomodidad pero sin ser claros sobre lo que nos molesta, o que finalmente explotemos.

Vayamos por tanto, con dos tipos de explosión. Una contenida, la agresión pasiva, y otra directa, o agresión directa. La primera podría decirse que es cuando no se pide lo que necesitas. Se produce quejas para que el otro sepa qué no queremos, y por extensión deduzca lo que sí queremos. Al no haber peticiones directas (peticiones asertivas), se intenta evitar la crítica o el juicio negativo, “¡yo no he pedido nada!” (Así nadie podrá decir que le debo una).  Este método muy peligroso ya que entorpece y complica las relaciones.

Las explosiones directas, suelen ser la guinda a un pastel de conflictos y tensiones, en donde a fuerza de entender o justificar, finalmente se estalla y se expresa con rabia e intensidad muchos de los argumentos que no se expresaron en su momento correcto. En el artículo sobre rabia y enfado publicado hace algún tiempo profundizo algo más sobre este mismo tema.

Tags: , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

No hay comentarios aún

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA