Irascibilidad, rabia y enfado

enfado

La ira, la rabia o el enfado son emociones naturales y necesarias para el ser humano. La sensación incómoda que producen precipita en ocasiones cambios. Es decir, si algo que vivimos está produciendo un enfado es muy probable que busquemos la manera de subsanar o de cambiar el efecto que nos lo produjo. Si al ir  a coger el coche vemos que alguien lo ha abollado y no ha dejado ninguna nota, lo normal es que se produzca ira y enfado. Al sentir este malestar es más probable que intentemos preguntar en un comercio cercano si alguien ha visto algo, que llámenos al seguro o que incluso lo denunciemos a la policía. El sentimiento negativo potenciará el buscar soluciones para así llegar a sentirnos mejor. El problema aparece cuando no existen soluciones concretas y a pesar de nuestro malestar nada cambia. De hecho, algunas personas tienden a estar enfadadas frecuentemente porque su manera de analizar y afrontar lo cotidiano les produce constantemente ira y enfado. Estas personas sienten la necesidad de enfrentarse a quienes no actúan como deben, o han hecho algo que les ha incomodado mucho. A menudo son personas exigentes y tienen un esquema de la justicia muy marcado.

Hay personas que posponen el conflicto y utilizan la ira como motor para la defensa de sus necesidades

Es frecuente ver en un centro de psicología a personas que posponen el conflicto y utilizan la ira como motor para la defensa de sus necesidades. De esta forma consiguen expresar su malestar, pero la culpa posterior por la tensión que se ha generado hace que sea más difícil volver a defender sus necesidades en siguientes ocasiones sin llenarse de razones.

Cuando la ira es la primera de las motivaciones para expresar opiniones o ideas, hace que poco a poco las relaciones se vayan impregnando de conflictos y tensión. Los ataques de ira se asocian frecuentemente a depresión y a trastornos de ansiedad. Producen en la mayoría de las personas que los padecen un impacto negativo en su calidad de vida. De hecho en bastantes estudios ha quedado constatado que la ira diaria, unida a elevados niveles de ansiedad es un factor de riesgo para padecer un infarto, tan relevante como lo son la obesidad, el colesterol alto y la hipertensión.

En el artículo titulado: “Sepa por qué a veces justifica demasiado a algunas personas“, explico con bastante detalle errores que se producen con frecuencia por no expresar a tiempo lo que queremos, y que argumentos usamos equivocadamente cuando eso pasa. Le recomiendo que le eche un vistazo.

¿Cómo calmar la ira, la rabia o el enfado?

Lo primero es recordar que la gente no hace lo que necesitamos que hagan, hacen lo que les resulta gratificante o beneficioso para ellos. Pueden ser en sí mismo un argumento  irritante, pero creo que muy cierto.

ejemplo Porque necesitemos que nos dejen una tarjetita con los datos personales tras darnos un golpe en nuestro coche aparcado, no es más probable que esto ocurra. Sólo será así en el caso en que esa persona tenga unos determinados principios, haya podido ocurrirle en otras ocasiones o no, le hayan visto hacerlo, que tenga vergüenza… Entender estos argumentos no justifica nada, sólo ayuda a comprender las causas de determinados comportamientos. Las personas que se centran en imponer su visión de las cosas tienden a enfadarse, sin poder pararse y pensar lo que realmente se podía esperar de otras personas. Del mismo modo creer que existe una justicia común y que por esa razón todos la aceptarán es seguir echando leña al fuego de la ira.

Por tanto, las estrategias psicológicas potencian argumentos como los reflejados anteriormente: valorar la realidad desde un prisma menos activador. Podemos aprender a afrontar el día a día desde actitudes que favorezcan cambiar las cosas que no nos gusten pero sin que produzcan un desgaste desproporcionado en uno mismo. Querría ser tajante: puede conseguirse. Podemos deshacernos de la ira, basta con querer trabajar en ello.

Si le ha parecido interesante este artículo o le ha resultado útil, haga comentarios y recomiéndelo. ¡Gracias!


Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

22 Respuestas to “Irascibilidad, rabia y enfado”

  1. enero at #

    No entiendo porqué creer en determinados valores significa que quiero imponer mi forma de ser a los demas,cuando el problema lo tienen ellos al no querer vivir de acuerdo a unos valores básicos de convivencia,como puede ser el caso de el que no deja nota al golpear tu coche.

  2. Theahtecks
    diciembre at #

    Hola. Suelo estar muy enojado con la raza humana, por situaciones como lo racistas o discriminatorios y fanáticos que son en ocasiones, y tiendo a meterme en conflictos varios que me dejan un mal sabor de boca por el hecho de saber cuánto mal y error hay en el mundo. Igual tiendo a creer que estoy en la obligación de hacer cosas o cambiar situaciones que no se cambian cuando no existe tal acción. Es cierto, que el mal sabor de boca suele llevar a más mal sabor de boca, y más irritación, como aquél que abolla un coche y no dice nada, o el que simplemente saca una llave y raya un coche que ha visto porque hay una etiqueta que le recuerda algo… O porque simplemente le apetece hacerlo. Semejantes actitudes suelen ser muy primarias, y son también reacciones humanas al descontento y la insatisfacción. Estoy de acuerdo en eso de que los humanos no moverán ficha contra sí mismos, a no ser que se den los desencadenantes que nombraste más arriba. Aceptar que las situaciones que nos ponen en situación de enfado son algo que, puestas en exceso, sólo pueden llevarnos a sitios muy oscuros de nosotros mismos…

    Saludos.

  3. Anónimo
    enero at #

    Buenas Fernando:
    Lo primero felicitarte por el artículo. Me has “cabreado” con el ejemplo y previa explicación del porqué puede sucederme. Soy uno de estos casos, y después de unos 10 años (creo tener localizado uno de mis “focos” de este problema) me he encontrado con este blog. Anteriormente tampoco busqué porque (imagino) en un principio la gente que nos pasa esto podemos creer tener la razón, y lo más triste es eso… que realmente uno piensa que lleva la razón en todo pese a que tengas a un grupo de personas y cercanas que te digan claramente que no. Tengo 32 años y creo que esto me puede pasar factura y ahora, mientras escribo sin realmente darte una pregunta ni esperando una respuesta, estoy dándome yo mismo una terapia e intentarme encontrar alguna forma de encauzar esa irascibilidad que puede tanto conmigo. No, no llego núnca a las manos, sin embargo en más de una ocasión he sido tan sumamente agresivo que lo más lógico hubiera haber recibido un capón, por no decir un guantazo, por ejemplo. Efectivamente mi sentido de la justicia está muy marcado, lo se porque la palabra injusticia ha salido más de una vez de mi boca y he actuado de muy mala fe cuando he creido encontrar una “injusticia”, ya sea por el tráfico de los coches, como pudiera ser con la cajera del supermercado que no ha sido capaz de decirme un “hola”. Reconozco lo que es justo y de lo que es injusto, obviando claramente las partes humanas, esas a mí se me escapan a día de hoy… Un dato curioso y quizá relevante: desde que tengo uso de razón me han encantado las “letras”, además, la palabra “servicio” la he tenido muy ligada a mí ya que con 16 años comencé a trabajar de camarero y me encantaba, me apasionaba la gente y las cosas que me contaban, sus batallas y desgracias como así alegrías, partos, y problemas familiares. Eso fue degradándose, dejaba de “gustarme” y así que varios años más tarde continué dando “servicios”, pero en este caso a ordenadores y “máquinas”, a unos seres de metal que no me daban conversación, que el problema que estaba generado debía arreglarlo yo, y que si existía una falla yo sería el único responsable de ello y principal… no tendría que hablar con clientes… Todo esto degradó nuevamente hasta el punto de rechazar trabajos cuando se trataba, entre otras cosas, dar conversación o explicaciones a clientes, me irritaba incluso el que hubieran liado alguna con su propio material… Soy bueno en lo que hago, y también me gusta, pero mi felicidad y salud (dolores de cabeza y tensión muscular, en el cuello) se resiente mucho por este caracter totalmente contrario al que recuerdo con 16 o 18 años e incluso 20.
    En estos últimos 4 años he tenido a una persona que me ha “sujetado”, con ella me cuesta muchísimo llegar a la rabia, pero ella si que ha visto esas reacciones en el coche por ejemplo, y… es indescriptible la pena que me da cuando veo su cara como si la estuviera defraudando.
    Me gustaría pensar que realmente existe “cura” para esto, pero a veces es tan incontenible la ira o rabia que uno piensa que no.

    Gracias una vez más por el artículo,
    un saludo.

    • enero at #

      Hola! Me alegra ser de ayuda! Decirte que si alguien como yo escribe algo como esto y te sientes identificado, no es porque soy mago. Esto es muy frecuente, y lo mejor de todo es que tiene solución. Puede no volverse contra ti esas explosiones. No descartes la idea de buscarte un psicólogo de tu confianza para que puede tratarte y guiarte para gestionar de otra manera tu rabia y enfado.
      Saludos

    • julio at #

      Hola,mi nombre es Sandra y no he.podido evitar escribirte ya que has sido la unica persona que has descrito mi personalidad dia a dia.
      Me he sentido tan identificada y comprendida que no he podido evitar romper a llorar, yo tambiem sufro de esa inestabilidad dia a dia y nose porque, ya que yo era una persona que le gustaba la gente y hablar.
      A dia de hoy tambien me irrita todo,desde un atasco hasta el cartero que me llama al telefonillo a las 9 am mi pareja lo sobrelleva pero yo no se si puedo seguir asi.
      Si has mejorado algo o sabes como poder ayudarme te lo agradeceria porque de verdad que ha sido la unica persona que me pueda entender pues pense que nadie podia ser asi .
      Un saludo y nuchas gracias.

  4. moises melendez
    enero at #

    Hola desde hace dos meses vengo presentando una actitud que es extraña…me da rabia o ganas de golpiar a las personas que se me acercan aveces me toca retirarme un poco de la persona…me dan ganas de golpiarlas sin motivos me fatidian que me hablen..me dan ganas de empuñar la mano y golpiarles la cara..yo no quiero lastimar a nadies de mi familia y tampoco perder mi empleo por lo que me sucede….gracias

  5. Teresa Ruiz
    diciembre at #

    Pues yo creo q cuando estas en una situación limite,todos lo ven,tu lo dices,pides ayuda,no puedes objetivamente salir de esa situación e inevitablemente acabaras suicidándote,pienso q lo mejor es q esa ira permanezca para q antes d morir puedas llevarte por delante a esa panda de cerdos negligentes.no todo en la vida se puede arreglar responsabilizándose uno mismo.ejemplo,si escapas d un maltrato constante y todos te animan a q lo hagas y q tendrás su apoyo,y luego cuando lo haces te dejan con el culo al aire e incluso la sociedad entera alaba la hazaña del verdugo,m parece sumamente licito y deseable acabar con todas esas personas antes de morir.

  6. maria
    enero at #

    hola. desde hace aproximadamente tres años y medio atras, mi caracter cambio muchisimo, tenia problemas laborales de acoso en el trabajo, sentía que me perseguían y se complotaban varios compañeros y jefes contra mi (los hechos me han dado la razón).
    sucede que me encontraba triste, alterada, y por cualquier cosa contestaba mal, inclusive en mi hogar. me diagnosticaron depresión severa. hace medio año que tengo ideas obsesivas sobre personas de mi entorno familiar, en que tengo miedo de llegar hacerles daño (matarlas) si en un momento llegase a perder el control.
    me siento mal y estas ideas me han quitado paz. me dijo mi psicologa que era debido a la bronca e injusticias vividas, que guardaba mucha violencia reprimida y las proyectaba en ideas.
    he pasado por psiquiatras, me han medicado, pero estas ideas no se van.
    quiero ser como antes, una persona tranquila y feliz.

  7. Dora I. Rodríguez
    mayo at #

    Buenos días!!! Fernando:
    _ Qué gran verdad!!! Decís en tu artículo. En muchos aspectos que has descrito me identifico. Sólo quiero saber cómo? “Podemos deshacernos de la ira”? Cómo trabajar en ello? Gracias!!!

  8. Ro
    enero at #

    Me pareció interesante el artículo, ya que solo entré a googlear el significado exacto de la palabra y me encontré que está asociado con la ansiedad(trastorno) algo que yo padezco, ahora comprendo el por qué de ni irascibilidad hoy y últimamente tan seguido….

  9. Estefania
    noviembre at #

    Buenas noches, llevo aproximadamente diez meses empeorando respecto a la ira y la ansiedad, todo comienza cuando nos enteramos de que mi pareja tiene un hijo del cual no sabia absolutamente nada tras 6 años, el tener que lidiar con ese problema pienso que me ha vuelto una persona más dura y desconfiada, puesto que el tuvo dos meses sabiendo de la situación, pero “espero un tiempo prudencial” para que contarmelo… Despues e ese percanse las cosas nunca llegaron a ser iguales, somos una pareja joven y por lo mismo justificaba mi ansiedad, mis rabias, reclamos, impulsos a la edad y el problema que estabamos afrontando… Sucede que con el paso del tiempo empeora, en esos diez meses por impulsos lo boto de la casa, lo dejo, he llegado hasta a golpearlo y es algo que me peocupa porque nunca fui una persona agresiva ni mucho menos que se saliera de sus cabales, la confianza ha disminuido sin razón posterior a esa, nos encontramos viviendo a distancia por cuestiones de trabajo y nos vemos semanalmente el duerme en casa, comemo salimos, disfrutamos pero es cuestión de tiempo para tener aunquesea una discusión interdiaria. El me dice que siempre le pido más y que parece que fuera innecesario a veces le grito que no lo soporto pero la realidad es que aunque he llegado a sacar sus cosas para que se vaya, siempre termino arrepintiendome, siento que mi palabra ya no tiene fuerza ni valor. Estoy desesperada, me pongo sensible muy facilmente y suelo llorar inconsolblemente

    Lo que realmente me preocupa es el reconocer que no estoy bien, que la paranoia “sin base”, la rabia, impotencia, ansiedad, el saber cuales son mis errores y aun seguir sin controlarlo…. De verda necesito ayuda, por favor que ve en mi… que puedo hacer..
    Soy solo una joven de 19 años asumiendo un rol bastante grnde.

  10. Ruben
    agosto at #

    Me sentí bastante identificado con el articulo.

  11. Kathy
    agosto at #

    Hola, acabo de tener un discusión con mi pareja, siempre las tenemos, pero últimamente no se lidiar con sus comentarios, sarcasmos y ofensas… Llego al borde y estallo, pierdo el control y me hago daño, me lastime fuertemente la cara, no podía parar, tanto así que mi pareja me abrazo para tratar de controlarme y lo lastime a el también. Necesito ayuda ya que siento que se me nubla la mente y no soy yo. Solía ser una persona calmada pero tengo aproximadamente dos meses con estas descargas que pueden mas que yo. Estoy buscando ayuda psicológica o psiquiátrica porque se que lo requiero. Tengo una bebe de 10 meses y no me gustaría jamas que presencie actos de sus padres como estos. No estoy segura de que es lo que me esta pasando pero me aterra y quiero resolverlo lo antes posible. Que me aconsejan? Gracias!

    • agosto at #

      Hola Kathy, justo se publicó esta mañana un artículo sobre la situación por la que preguntas, se llama autolesiones, y este es un extracto: “…Las autoagresiones o autolesiones no son azarosas, tienen efectos calmantes para quien se las infringe. Analicemos brevemente cada una de las situaciones que mencionábamos antes. En los casos en los que la rabia asociada a discusiones se desborda, sirve a quien lo hace como forma de liberar la tensión, pero también sirve para mostrar al otro el nivel de malestar o daño que siente en ese momento. Esto potencia que el otro pare y se sienta algo culpable por la situación, haciendo que la egodistónicocalma por fin llegue…”
      Echále un vistazo, creo que responde a tus preguntas.

  12. agosto at #

    Llevo 15 años con mi pareja y siempre a tenido problemas con la rabia y la ira pero lo justificaba con la edad, con q no tubo padre que lo educase y otras razones. Pero ya no encuentro justificación para su comportamiento. Se me hace muy difícil soportar sus ataques de rabia, que tiré todo y no se pueda razonar. He leído su artículo y me ha ayudado a ver que no es un trastorno raro lo que tiene, simplemente es rabia e irá. Pero lo que no me queda claro son los motivos porque para mi opinión no tiene motivos para ponerse así.
    Por ejemplo: estamos sentados en el sofá a buenas y nos entran ganas de comer un helado. Se ofrece para ir a comprarlos. Le digo que no me traiga ninguno de hielo ni de chocolate, que lo traiga de vainilla, u otro sabor. Se va a comprar, vuelve y trae uno de hielo y uno de chocolate, me quedo con cara de circunstancia porque no se cuál elegir y no quiero ofenderlo porque agradezco su esfuerzo. Pues en esas milésimas de segundo que me mira y ve que no salto a su cuello de agradecimiento se le cruzan los cables tira los helados a 2 metros se pone a maldecirme a mandarlo todo a la mierda y se va. Voy detrás disculpandome aunque no se muy bien porque y no consigo nada.
    No es como la impotencia de que te den un golpe en el coche y no dejen una nota. A el se le cruza. Los cables sin motivo aparente. ¿Qué puedo hacer?

    • agosto at #

      Hola Nuria, las razones para enfadarse pueden ser muchas y no siempre son fáciles de analizar sin tener suficientes datos. Algunas razones posibles son: que tu pareja quiera certezas de que lo quieres y le valoras, otra es que necesita enfadarse para trasmitirte necesidades, en lugar de pedirte directamente: “necesito que me reconozcas los esfuerzos que hago para cuidarte”, y por último, date cuenta que estar enfadado es una manera de trasmitirte culpa y necesidad de resarcirle por algo que has hecho mal. Si funciona y ve que tu tras su enfado vas hacia él buscando compensarle por lo que le ha molestado, puede convertirse en algo muy gratificante y repetible en el tiempo.
      En cualquier caso valorad tener unas sesiones con un terapeuta cognitivo-conductual con el que podáis analizar la situación y os permita poner orden y alternativas a vuestra situación.

  13. luis
    noviembre at #

    muy interesante. Muchas gracias por compartir tu saber.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Soy capaz de enfadarme? | Psicología Clínica Madrid - diciembre

    […] Los conflictos son inevitables, o por lo menos deberían serlo. Convivir con otras personas en una casa, en el trabajo o con amigos lleva asociado de forma inherente tener que negociar necesidades. Quien evita hacerlo normalmente lo consigue en la medida en la que se convence de que sus necesidades no son tan importantes. Consigue darse argumentos para posponer una petición que quería hacer, a menudo adaptándose a la necesidad de otro. Casi siempre esto precipitará un desgaste interior en el que se calla, o un conflicto desbordado cuando no se puede callar más ante algo que le molestó especialmente. […]

  2. Quemarse al volante, ansiedad conduciendo | Psicología Clínica Madrid - diciembre

    […] pensamientos que favorecen el enfado más frecuentemente suelen giran alrededor de varios errores de partida: 1) Considerar que el otro […]

  3. Rabia y enfado | Psicología Clínica Madrid - noviembre

    […] algunas situaciones, el problema es que también refleja dolor, frustraciones y miedos. La ira, la rabia y enfado no son ni buenos ni malos, normalmente lo bueno o malo surge de cómo gestionamos estas […]

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA