¿Existe el egoísmo sano y positivo?

egoísmo sanoEl egoísmo tiene una connotación negativa. Definimos con esta palabra a quienes solamente piensan en sí mismos, no comparten los bienes que poseen, miran únicamente por sus intereses y no entiende la amistad como un acto de dar y recibir. Pero… ¿Y las personas extremadamente generosas? ¿Realmente han encontrado bienestar emocional siendo de esta manera? ¿Se les aprecia y valora por su abnegación? En este artículo hablaremos sobre ello.

Posiblemente, por culpa de algunas religiones, en ciertas personas quede grabado en la mente que el sacrificio por los demás es la más absoluta perfección moral y social a la que puedas llegar. Es tu deber darte a los demás, olvidarte de tus necesidades y demostrar al mundo que puedes sufrir por el prójimo, calladamente, con una sonrisa. Las mujeres siempre fueron las víctimas perfectas. Cásate y desvívete por tu marido e hijos. Tú no importas. Es tu obligación, y así, de esta manera, se llenaron los hogares de mujeres infelices. Sin embargo, no todas las personas que se olvidan de sí mismas para regalarse a los demás, son mujeres ni están influenciadas por la religión o la sociedad. En muchas ocasiones detrás de esta abnegación se puede esconder:

  • Una baja autoestima

A veces las personas no se quieren demasiado a sí mismas por diversas causas. Esto les puede llevar a buscar el amor y respeto de los demás a cualquier precio, con lo cual, el hecho de dedicarse en cuerpo y alma al prójimo les parece la solución perfecta. El problema es que acostumbramos a los que nos rodean a contar con nuestra ayuda incondicional, lo que puede conllevar que ,el día que no podamos por cualquier circunstancia, se enfaden con nosotros haciéndonos sentir muy culpables y egoístas.

  • Miedo a vivir una vida independiente

Muchos sienten terror a tener una vida propia, la toma de decisiones se convierte en un tormento y deciden echar, tanto la mirada como las energías, hacia otro lado. Se dedican a atender las necesidades de los demás, con el objetivo de crearse la excusa perfecta, si en un futuro se piden cuentas.

¿Es positivo emocionalmente convivir con personas tan abnegadas?

Quienes viven con personas tan entregadas a sus deseos, también pueden sufrir consecuencias. Si es un padre o una madre, les están enviando el mensaje de que tener hijos únicamente significa sacrificios, y que no podrán disfrutar de la paternidad, si no es de esta absorbente manera. También puede suceder, que los hijos, se sientan culpables ante tanta ayuda incondicional de los padres, y no se atrevan jamás a desobedecerles, por temor a parecer desagradecidos. Por supuesto puede darse el efecto contrario, y se trasformen en seres demandantes tanto hacia los padres como hacia el círculo que les rodea. En ambas casos se convertirán en adultos débiles, con pocos recursos para enfrentarse a la vida.

¿Qué es el egoísmo sano?

Es la capacidad de cuidarnos a nosotros mismos primero sin sentirnos mal por ello. La abnegación sin medida puede llevarnos a un grave deterioro físico y mental, es imprescindible evitarlo y para ello la mejor manera es atendernos primero a nosotros. Si no estamos bien no podremos echar una mano a quien la necesite.

¿Qué pasos debo dar para practicarlo?

  • Saber reconocer nuestras necesidades e ilusiones. Parece una perogrullada pero no es así. En muchos casos las personas pasan tantos años volcados en ayudar a los demás, que cuando estos no les necesitan, se quedan sin saber qué hacer en la vida. Sucede muchas veces, que cuando un hijo ha cuidado a sus padres hasta que mueren, después se halle vacío y sin ilusiones. Por ello es necesario encontrarlas, descubrir que deseamos, que nos conmueve o nos hace sonreír.
  • Aprender a decir no sin sentirnos culpables o malvados. Es nuestro derecho. Negarnos si no nos vemos capaces, no estamos bien o no nos apetece. Hacerlo sin justificarnos es importante para reconocer nuestro derecho a ello. Lo bueno de la vida es que tendremos muchas ocasiones para practicarlo si a la primera no nos sale bien.
  • Huir del sentimiento de culpa y miedo, es normal que lo sintamos, pero es necesario luchar contra ellos ,y no dejarnos vencer, para poder practicar el egoísmo sano.

IMG_0584El egoísmo sano se diferencia claramente del negativo, mientras el primero trata de conseguir la estabilidad emocional, el segundo tiene actitudes avaras y posesivas. No busca cuidarse a sí mismo, sino aprovecharse al máximo de la buena voluntad y bondad ajena, impidiendo el bienestar de los demás a cambio de conseguir sus objetivos. Son inconfundibles. El que no lo quiera ver, y le acuse continuadamente, es porque no le aprecia tanto como usted pensaba, y le importa más cuanto les puede facilitar la vida que su bienestar emocional.

Pensar en nosotros de una manera saludable atraerá no pocas críticas

Lo importante es que empecemos a darle menos importancia a los prejuicios, y opiniones negativas, que puedan tener los que nos rodean sobre nosotros. Todos parecen tener claro lo que debemos hacer, sin preocuparse como debieran, de sus propias obligaciones. Pensar en nosotros de una manera saludable atraerá no pocas críticas y es necesario estar preparados ante ellas, saber que nos pueden herir, o que habrá quien prescinda de nuestra compañía . Pero que prefiere ¿hacer lo que los demás esperan de usted o sentirse satisfecho y en paz consigo mismo? Merece la pena prescindir de ciertas compañías o incluso quedarse solo antes que claudicar eternamente en detrimento de su propia felicidad. Piense que no debe ser agradable despertarse un día y descubrir que ha desperdiciado su vida para que la sociedad tuviese una optima opinión de usted. Será imposible recuperar el tiempo perdido. Por ello le aconsejamos que reflexione y se decida a poner en práctica el egoísmo sano, quien le quiere de verdad comprenderá y apoyará su decisión.

«Una de las mayores mentiras que nos han contado nunca es que es ‘fácil’ ser egoísta y que el autosacrificio supone fuerza espiritual» (Nathaniel Branden)

Tags: , , , , ,

Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

No hay comentarios aún

Escribir un comentario