¿Estoy siendo demasiado perfeccionista?

El perfeccionismo es una característica muy asociada a la personalidad obsesiva. Cuando esta manera de ser se adueña del comportamiento y la emociones de una persona, puede llegar a tener efectos muy destructivos para ella y a veces también para quienes la rodean.

El perfeccionismo en grado moderado favorece el hacer las cosas bien, e incluso el disfrutar del proceso para conseguir acabar tareas, cumplir con compromisos… Para algunas personas, el deseo de alcanzar la perfección va más allá del deseo de ser perfecto. Se convierte en una obligación hacer todo bien, sin que en realidad tengan claro porque siempre es tan importante hacerlo todo bien. Querer hacer todo a la perfección y parecer perfecto para los demás puede ser malo para la salud, según la investigación. Los perfeccionistas pueden sufrir problemas de salud porque están bajo un estrés continuo.

10 Signos que indica que soy un perfeccionista

1. No puedo dejar de pensar en un error que cometí.

2. Soy muy competitivo y no soporto hacer cosas peor que otros.

3. Quiero hacer algo «perfecto» o no hacer nada.

4. Exijo la perfección a otras personas.

5. No suelo pedir ayuda si puede percibirse como un defecto o una debilidad.

6. Suelo continuar una tarea mucho después de que otras personas hayan renunciado.

7. Busco fallos que deben corregir otras personas cuando están equivocados.

8. Soy muy consciente de las expectativas que tienen otras personas sobre mi.

9. Soy muy consciente de cometer errores cuando estoy delante de otras personas.

10. Me di cuenta de que el título de esta lista de signos de perfeccionismo está mal redactado.

perfeccionista

El perfeccionista tiene la necesidad de ser, o de parecer perfecto. Los perfeccionistas son persistentes, detallistas y organizados, aunque no siempre consiguen a cambio rendir mucho. A veces el el exceso de perfeccionismo acaba en evitación y bloqueo, como bien explico en el concepto de procrastinación.

Los perfeccionistas varían en sus comportamientos: algunos se esfuerzan por ocultar sus imperfecciones; otros intentan proyectar una imagen de perfección. Hay tres tipos de perfeccionistas:

Los perfeccionistas «autoorientados» luchan por la perfección y establecen sus propios estándares.

Los perfeccionistas sociales luchan por la perfección porque es importante para otras personas.

Los perfeccionistas «centrados en otros», esperan que los demás sean perfectos y que son extremadamente críticos si no cumplen con estos altos estándares. A menudo es este grupo se encuentran personas que se enfadan con facilidad. explotan ante el comportamiento inadecuado de los demás. Se indignan y generan grandes cantidades de ira. El perfeccionismo cuando se «lanza hacia otros» puede llegar a ser muy invasivo. Genera grandes dosis de conflicto y polariza las relaciones y favorece las agresiones, la culpabilización, las conductas sumisas y las relaciones tormentosas.

Tags: , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de PsicologodeCabecera.com y de Gabinetedepsicologia.com.

2 Respuestas to “¿Estoy siendo demasiado perfeccionista?”

  1. Mario
    marzo at #

    Sin ser experto, creo que se le asignan más fallos al perfeccionismo que virtudes.

    Cuando la visión se invierta, tal vez podamos enfocarnos todos como humanidad a ascender como especie, cosa que no hemos hecho y de la que otros aspectos sí dependen y son incluso, indispensables: como la tecnología por ejemplo.

    Saludos.

  2. Mari
    marzo at #

    Lindisima evaluacion e ivestigacion me ha ayudado a conocerme y a cambiar mi actitud para con los q me rodean…gracias x su aporte a la vida de muchos como yo q gusta de sus evaluaciones investigaciones y nos educan en nuestros comportamientos.

Escribir un comentario