El “Síndrome Erasmus”

Síndrome ErasmusEste año algo más de 213.000 alumnos europeos han obtenido una beca Erasmus, unos 30.000 son españoles. Esta oportunidad de viajar y completar los estudios en otro país es realmente atractiva para muchos chicos y chicas de entre 20 a 24 años de media. Durante el año académico se tiene la posibilidad de hablar en otro idioma, conocer a gente con culturas diferentes a la propia, se dispone de libertad mayor de la que normalmente se tiene cuando se vive con los padres… Vivir estas experiencias es a menudo motivo de ilusión y diversión, aunque hasta que se llega al destino y uno se instala en la nueva casa, se acude los primeros días a clase y se empieza a romper el hielo con los nuevos compañeros, no se suele conseguir realmente una sensación de calma y de ubicación. Con frecuencia la anticipación sobre si seré capaz de defenderme en otro idioma, de organizarme o de integrarme precipita una infinidad de sentimientos de inquietud, que en algunos casos raya el bloqueo. Síndrome erasmus

¿Seré capaz de defenderme en otro idioma?

Una vez pasan las primeras semanas de adaptación, lo habitual es que se genere un vínculo muy estrecho e intenso especialmente con estudiantes llegados de otras partes del mundo, casi siempre becados por el mismo programa europeo. Se organizan fiestas, salidas, se crean grupos de estudio. Las adversidades o los problemas que se han de resolver son comunes, y de no serlo igualmente se hace piña para apoyar al compañero. En poco tiempo se viven experiencias que generan sentimientos de cercanía y adhesión al grupo. Entre medias, se echa de menos lo que se ha dejado en el país de origen: amigos, familia, pareja… Una nueva razón para que estos momentos sean aún más intensos, digamos que se genera cierta “sensibilidad” en el joven que le hace necesitar aun más el apoyo del grupo.

sentimientos intensos, miedos y distancia con la familia

Dependiendo de lo rápida que sea la adaptación, se necesitan menos a los padres o novios/as. Si no se consigue crear un grupo de gente, o la vergüenza o las inseguridades no permiten adaptarse, lo normal es que se tire mucho del teléfono, del Skype o cualquier otro modo de comunicación con el fin de conseguir alivio y entendimiento por parte de la familia. En estos casos será importante escuchar, aceptar el miedo del estudiante para animarle posteriormente a apuntarse a grupos de estudio, actividades deportivas, fiestas de bienvenida…

Dentro de este síndrome Erasmus, hay que incluir también el después. Frecuentemente tras tantas experiencias intensas vividas, cuando el estudiante regresa a su origen, se produce una gran dificultad para adaptarse a una “vida mucho más mediocre”. De nuevo vuelven a haber menos libertades, menos tiempo compartido haciendo cosas diferentes, menos planes, misma cultura de antes, imposibilidad de ver a los amigos creados durante el año, etc. Todo esto hace que se recurra de nuevo al Skype, al messenger, a Facebook, pero esta vez para contactar con los compañeros, planificar nuevas quedadas y seguir sintiendo que se pertenece a un grupo de gente que merece la pena y que no se debería dejar de ver. Obviamente todo esto produce tristeza, desilusión, y deseo de volver al pasado y sobre todo al sitio en el que ha estado (aunque los amigos ya no estén allí, y realmente no se puedan repetir las mismas condiciones que se dieron durante el año).

sindrome erasmusSe produce una sensación parecida a la que genera un amor de verano: intensidad de los sentimientos, deseo de que no acabe nunca, certeza de que se va acabando, deseo de vivir el momento mientras dure. De hecho, saber que tiene un final es lo que al principio generaba sensación de alivio, y después es lo que hace que sea todo tan apetecible.

Síndrome Erasmus. No habría que olvidar hacer mención a los cambios anímicos y su consecuencia sobre la relación con la familia en el momento del regreso. Suelen darse más enfrentamientos por pequeñas o grandes cosas. El estudiante suele trasmitir intolerancia, incomodidad con las normas o la supervisión de la familia sobre gastos, horarios o planes. El chico o chica, de vuelta a casa se suele sentir algo incomprendido y reacciona a menudo por medio de gritos, soplidos y pasa menos tiempo con los padres. Mientras, los padres se encuentran desilusionados porque esperaban con ansia el regreso. Nada que no se resuelva con algo de paciencia. Es bueno que los padres no se precipiten a la hora de hacer que todo vuelva a lo que había antes. Todo lleva su tiempo, adaptarse a lo de siempre también. Dejemos que vivan sus etapas, quizás después sea todo incluso mejor que antes.

Adaptarse a la vuelta puede llevar su tiempo

Por último, decir que este Síndrome Erasmus agrupa patrones frecuentes entre los becados, pero existen infinidad de maneras de afrontar esta misma situación. Si eres estudiante y vas a vivir, o has vivido esta experiencia, felicidades seguro que estarás encantado.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Conoces a personas que se van de Erasmus?, ¿a sus padres quizás? Ayúdanos a difundirlo. Haznos comentarios y compártelo con tus amigos y familiares por correo o por las redes sociales. Un poco más abajo tienes los principales vínculos. GRACIAS!flecha

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

11 Respuestas to “El “Síndrome Erasmus””

  1. Gabriela
    mayo at #

    Muy bueno el artículo,somos una familia que vive en Argentina y nuestro hijo de 20 años ha ido a estudiar a Barcelona,llego allí cuando las clases aún no habían empezado por encontrarse en vacaciones de invierno,los 3 primeros días le han sido eternos y de una gran angustia y sentimientos encontrados,se sentía solo, y la realidad es que estaba solo,el día domingo su universidad programaba una salida a la que concurrió,esa noche al volver estaba contento, había conocido a un grupo de gente entre los que había,catalanes, italianos,mexicanos,chilenos, brasileños,etc,a mediados de semana comenzó sus clases y a partir de ese momento su Facebook se llenaba de amigos nuevos, de salidas nocturnas, de paseos fascinantes, de experiencias en los cursos. Acá en casa yo renegaba xq su cuarto siempre estaba desordenado, etc, hoy lava su ropa o la lleva a lavar, va hacer sus compras al súper,cocina,va al gimnasio. Dispone de su tiempo,administra el dinero.Claro que lo extrañamos mucho,pero creo que a su corta edad está experiencia no la va a olvidar nunca.Se qué va a ser duro para el despedirse de gente con la que ha vivido tan intensamente.Comen juntos, pasean, se cuentan sus problemas,se divierten y de pronto cada cual deberá volver a su lugar y la vida no los vuelva a cruzar.Aca como en España es raro que un adolescente de 20 años viva solo,ya que no dan los números, salvo que sean los padres los que ayuden,ya que un alquiler suele significar la mitad de un salario. Estoy feliz de que haya vivido esta experiencia,que haya podido conocer países como Italia, Francia,España y los que hasta que termine su estadía seguirá conociendo.Cuando vuelva, todo aquí estará en su lugar, nosotros, sus amigos,su universidad,y como todas las cosas hermosas que uno a vivido, extrañara la rutina que tenía, la libertad,vivir entre sus pares, con sus reglas. Pero quien le quita lo bailado! Este viaje formará siempre parte de su historia,y agradezco a Dios la oportunidad que ha tenido.

  2. sarlina
    mayo at #

    Yo estuve de Erasmus en Murcia en 2006/2007… Como si hubiera ocurrido ayer, el dolor de abandonar este lugar nunca ha desvanecido… He vuelto después y no es lo mismo, claro, pero ver las ventanas de tu piso, habitado ahora por otro erasmus probablemente, sentarte en las escaleras del aulario, pasear por las mismas calles, no tiene precio… Si has id ode erasmus, se queda por siempre, es que tu no has sido erasmus. Lo ERES. No hay ex’erasmus… Aparte del lado emocional, que es lo que impacta la personalidad, puedo decir que he conocido a los mejores profesores jamás, les agradezco lo que me enseñaron y doy las gracias por la oporunidad de ver el sistema educativo y aprender tanto.

  3. Fran
    mayo at #

    Pido a los administradores que no me censuren el mensaje, por favor.

    A ver, el contenido de la entrada es obvio y pobre…más aún en cuanto a su análisis, de modo que los interesados en el problema quizás quieran un poco más de “miga”:

    En primer lugar orientar este problema desde el punto de vista Padres-hijos es el primer error, un error garrafal. Y es que un joven de erasmus, de una media que ronda los 21, 22, 23 hasta 24 años…es ya mayorcito para vivir con sus padres. Es cierto que en España problemas muy graves. Pero el problema no es que se den discusiones con los padres o la existencia de reglas, es que un joven de esa edad deberia ya disfrutar de su espacio y libertad, pero esto aquí y en la china. Si nos vamos a los países adyacentes (Francia, Italia, Alemania, etc) veremos los programas estatales según los cuales los jóvenes estudiantes disfrutan de su independencia de espacio desde los 18 que entran en la universidad, pagando alquileres muy bajos donde mas del 50% lo paga el gobierno (caso francés) o directamente accediendo a residencias de estudiantes por 150€/mes con todo incluido (Caso alemán)
    A cosnsecuencia de ésto, el problema de volver a casa de los padres no existe en éstos países, porque el problema es que los jóvenes viven en casa de sus padres. Si éstos tuvieran su espacio ANTES y DESPUÉS del erasmus, veríamos cómo el impacto sería menor.

    El problema del conflicto con “los familiares” no es el problema, es sólo un síntoma del problema de nuestro país, que es un país estéril para el proceso de maduración de los jóvenes, lo llamemos como lo llamemos. Si los padres asumieran ésto entenderían que el joven no vive en casa de los padres como niño sino como joven refugiado de la sequía social y de oportunidades que atraviesa españa.

    Por otro lado, está el problema de escalada social. A un estudiante erasmus, se entiende, está cursando formación SUPERIOR. Es decir, que si completa su formación está capacitado para un nivel de especialización ALTO, es decir, BUENOS EMPLEOS, empleos que “llenan”, desafiantes y donde el potencial desplegado en la universidad es requerido.
    El programa erasmus se crea para dinamizar aún más nuestros empleados más complejos, no para que nuestros camareros y dependientes chapurreen inglés o alemán, para eso, hay otros programas e intercambio. El programa Erasmus tiene objetivos académicos y profesionales y políticos muy serios, está hecho para abrir mundo y dotar de ambición, autoconfianza, y relaciones paneuropeas entre los ciudadanos de la UE. El programa erasmus logra cumplir estos objetivos de ciudadanía europea con creces y cuando éstos vuelven a sus países, se conviernes en activos valiosos para sus economías(Excepto en España). Podemos imaginar que volver a españa a casa de los papis y a, como mucho, trabajar de peón de los servicios (con suerte) tiene repercusiones anímicas y es lógico, siendo que el programa erasmus está hecho para que nuestros JÓVENES SE COMAN EL MUNDO.

  4. Yusef
    mayo at #

    Yo estuve fuera de casa estudiando el año pasado y el anterior y por razones académicas tuve que volver a casa este año, aun no fuera en otro pais también sigo sufriendo el síndrome erasmus, ansiedades, tristeza, vacio……y buscando de nuevo la menor oportunidad para salir de casa otra vez, lo mejor de todo es que el curso que viene me voy de erasmus por lo que veo que me espera una larga temporada de altibajos

  5. Alba
    noviembre at #

    Me fui de erasmus hace 5 años, y sigo teniendo el vacío. No lo he superado. Y me preocupa. No se si es una excusa que me pongo a mi misma. El hecho es que desde que volví nunca me he sentido tan viva como me sentía allí. Y no me arrepiento, y estoy muy contenta de haberlo vivido. Pero estoy perdida, incapaz de realizar nuevos proyectos que me ilusionen. Me fui a Estados Unidos, sola y sin nadie. Fue un acto de valentía, y lo aproveché muchísimo. Porque no puedo hacer ahora lo mismo? Tengo tres trabajos y uno gracias a saber inglés. No me puedo quejar y lo se. Pero no me siento feliz…

    • J
      febrero at #

      Me pasa absolutamente lo mismo . Este año ya hará 6 que he vuelto. Tengo una vida relativamente feliz, con muchos planes y proyectos pero no puedo evitar echar una mirada atrás y acordarme de esos meses, fueron increibles y un punto de inflexión en mi vida.

  6. Montse
    octubre at #

    Y el sindrome de erasmus para los padres?

  7. Fonso_s
    mayo at #

    ¿Podrían pensar que esa utopía que viven allí de que todo el mundo tiene mucho compañerismo y se porta así de bien entre todos ellos es la misma que se van a encontrar en la vida real cuando por los momentos que se viven actualmente se tengan que ir a trabajar fuera de su país?
    ¿Engaña eso y puede llevarles a cometer errores?

  8. Lola
    septiembre at #

    Mi hijo se ha ido a Italia de erasmus y tanto para el como para mi ha supuesto un revulsivo. Yo personalmente, he sentido un gran vacio y respecto de él, lleva una semana y sigue angustiado. Pero gracias por la publicación de este articulo

  9. lucia
    agosto at #

    Estoy educando a mi hijo sola y una de las cosas que quiero que realice es viajar y conocer gente y otras cultuas, cosa que yo siempre quise hacer y no puede, acaba de llegar de un curso de erasmus y lo primero que le pregunte es si estaba teniendo mucho vajon, sin saber que existia en sindrome erasmus. A los hijos hay que dejarlos volar para que vuelvan al nido siempre que quieran o cuando lo necesiten. gracias Fernado por dedicarle algo de tu tiempo a este tema.

  10. Fernando
    julio at #

    Gracias a Manuel, padre atento y observador.

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA