Egosintónico Vs egodistónico

egodistónicoUtilizamos el término egosintónico o egodistónico para describir de qué forma cada persona percibe que está en sintonía o no con sus sentimientos, sus comportamientos, éxitos o fracasos. Decimos que una característica de personalidad, o un síntoma es egosintónico cuando a la persona no le genera malestar significativo su forma de enfrentarse a una determinada situación o problema. Si decimos que es egodistónico, entonces es que lo vive con malestar o incomodidad.

Un tic, por ejemplo, puede ser visto por un observador como muy llamativo y aparentemente muy molesto, y sin embargo a quien lo tiene puede no producirle esa molestia. Esto ocurre con frecuencia con los trastornos de personalidad. Quien lo padece suele no ser consciente de cómo determinados comportamientos y estrategias para afrontar una situación, le están produciendo malestares posteriores, precipitan conflictos, ansiedades, rupturas…

La egodistonía motiva la capacidad para hacer cambios

Los síntomas y objetivos que cada paciente trae a la consulta son muy variados. Existen nexos comunes, pero todos tienen su peculiaridad. Los psicólogos valoramos aspectos como en qué consisten sus síntomas, cuáles son los apoyos sociales  que cada uno dispone, las habilidades sociales, la tolerancia a la frustración, la conciencia de problema, y también la sintonía del problema con la persona, con el ego. La mayor parte de las personas que solicitan apoyo psicológico sienten que determinados síntomas producen un nivel de malestar, como para querer hacer cambios, es decir son síntomas egodistónicos.

Para alcanzar un cambio y llegar a aprender  a hacer las cosas de manera diferente es necesario que exista el estímulo de un malestar. Claramente deberá ser moderado, ya que si el malestar es demasiado intenso puede producir un gran bloqueo, y si es demasiado suave, favorecerá la acomodación y no potenciará el cambio final. La psicoterapia es un proceso guiado de cambio, dirigido a resolver las metas establecidas por el paciente. Por tanto que el malestar sea egodistónico potenciara las posibilidades de éxito de la terapia psicológica.

Estar mal, ayuda a cambiar…

Por tanto un mismo síntoma puede ser percibido como egosintónico o egodistónico en función de quien lo viva. Un conflicto con alguien, un despido laboral, la homosexualidad… Así pues estos conceptos son meramente descriptores de la vivencia que la persona tiene ante determinados contextos, comportamientos o sentimientos. En ocasiones en psicoterapia trabajamos para potenciar unos u otros, siempre en función de los objetivos que nos plantea el paciente. En cualquier caso puede pasar que la persona tenga como meta alcanzar la calma en general en su vida, y sin embargo los cambios que quiere hacer sean en áreas que  realmente no sean el foco del malestar. La falta de conciencia de cómo gestiona algunas situaciones, el que determinados comportamientos y actitudes sean egosintónicas no permiten ver la importancia de hacer cambios en otras direcciones. En estos casos el psicólogo clínico realiza análisis funcionales, y explica a su paciente cómo cree que se relacionan los síntomas que padece con las estrategias, conflictos, exigencias, frustraciones, etc. que la persona padece.

¿Le interesa la psicología? añada su correo electrónico en la casilla de suscripción y podrá recibir de manera gratuita los artículos que se publican en GabinetedePsicologia.com.

[mc4wp_form]

¿Le parece interesante este artículo? Compártalo en las redes sociales y háganos sus comentarios. Un poco más abajo tiene los enlaces a las principales ¡Gracias! 🙂

Tags: , , , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

11 Respuestas to “Egosintónico Vs egodistónico”

  1. HUGO TRUJILLO PINTO
    noviembre at #

    Soy Psicologo,….. del siglo pasado, la pagina es “refrescante” novedosa y útil, agradecido

  2. Vero
    julio at #

    Gracias Fer estoy estudiando psicopedagogía y tu artículo me sirvió mucho gracias Si tenes más información te lo agradecería

  3. carlo
    junio at #

    este articulo cuando fue publicado

  4. Martha Lorena zavala
    enero at #

    Es muy interesante su artículo .

  5. septiembre at #

    Hola muy interesante y valiente lo que dijiste, creo yo que la mejor forma de saber quien es uno, en verdad es haciendo lo que mas le guste, con lo que mas se sienta vivido, se sienta alegre, disfrute de lo que hace, no importando los prejuicios, viviendo el aquí y ahora “expresa tus emociones, di que amas y que te amas más a un a ti, siente el aire en tus pulmones”.

  6. He contado mi historia en repetidas ocasiones en mi blog, que creé ahora hace un año para ir liberando la cabeza de pensamientos y evitar repetir las sensaciones. No soy capaz, me siento en una coyuntura muy compleja y son muchas las lecturas posibles de lo que es mi vida o de lo que podría ser.

    Yo creía ser una hetero. Elegí un compañero, estamos juntos y nos queremos. Me enamoré de una amiga. Muy profundamente, como jamás había querido a un chico -tampoco a mi pareja-. Intenté tapar los fuegos, tragármelo todo y olvidarme de la historia. No lo logré. Entendiendo que esos sentimientos eran demasiado importantes, me declaré a mi amiga, que dudó un poco, pero se definió como hetero y finalmente me rechazó.

    Más o menos por las mismas fechas en que me enamoré de mi amiga, empecé a desear fuertemente ser madre. Ambas cosas se relacionaron y ahora me cuesta mucho intentar resolver lo que sucede. Son dos cosas demasiado mezcladas y no sé qué sentimiento está ocultando al otro.

    No tengo rechazo a la homosexualidad, por eso no me costó asumir que podía perfectamente ser bisexual u homosexual. Pero claro, me preocupaba enormemente por mi pareja y por mis opciones de ser feliz. No por ser madre, pues existen numerosas opciones. Pero sí por el terror que me daba “volver a empezar” si alguna vez mi actual pareja se hartaba de pelear y me dejaba.

    He intentado resolver mi conflicto de formas muy diversas: leyendo, escribiendo sobre mis sentimientos y prestándoles atención, intentando que el ritmo de vida no me impida escuchar lo que me pasa. Yendo a fiestas de chicas y favoreciendo el contacto con chicas homosexuales y a la vez intentando estar de forma natural integrada en el ambiente de siempre. Lo normal es que me sienta bien, pero a veces siento ansiedad e infelicidad, miedo y ganas de resolver de una vez y para siempre la pregunta o las dudas. Trato de convencerme diciéndome que las preguntas de la vida no se pueden resolver de una vez por todas, sino que se vive con ellas. Y con la angustia o el miedo a meter la pata.

    También he hablado de todo lo que me pasa con mis íntimos amigos y las personas de mi entorno. Todos ellos me hablan, escuchan y entienden con mucho cariño. Pero entiendo que “resolver”.. es lo más difícil. ¿Qué soy? ¿Soy más hetero, soy bi realmente, soy más homosexual? ¿Puedo ser feliz con un chico? ¿Debería romper y comenzar de nuevo, aunque los dos nos queramos como nos queremos?

    El problema es que ahora mi pareja y yo estamos bloqueados por el miedo, instalados en él. Y no terminamos de resolver positivamente nuestra vida; no podemos avanzar. Al principio no podía soportar que yo le hiciera partícipe de mis dudas o de mis sentimientos hacia las mujeres. Ahora sí que comparte el problema plenamente conmigo. Pero la obsesión es compleja y nos impide ver las cosas claras o con distancia.

    No sabemos bien qué hacer. Nos gustaría que alguien nos echase una mano. Ambos habíamos tenido dificultades con la ansiedad antes de conocernos y al estar juntos sentíamos que ello nos estaba fortaleciendo mucho ante nuestros problemas. Los dos querríamos ser valientes, no dejarnos bloquear por el miedo y la ansiedad, pero no sabemos en qué consiste la valentía en este caso.

    En fin.. si alguien vive un jaleo parecido, supongo que le ayudará oír que se puede hablar de ello. Y vivir con ello durante años mientras se le dan vueltas a ratos y a ratos se abandona el problema para escuchar la vida y disfrutarla.

    • Metionino
      diciembre at #

      Estoy pasando por algo similar, con la diferencia qué decidí alejarme de mi compañera porqué no soportaba hacerle más daño. Aún tengo sentimientos por ella. Y no es que tenga deseos por algún chico en particular, pero de vez en cuando me las doy de mirón en camarines. La mayoría de las personas intimas me dicen cosas similares a las qué tu dices: no todo se resuelve de una vez, qué perfectamente podría ser bisexual, que pienso demasiado. Pero esta extraña ambivalencia me impide avanzar y concretar cualquier cosa. Siento qué en mi caso fueron más agentes externos los qué me llevaron a cometer actos de los cuáles me arrepiento y estoy pasando por un extraño periodo de despersonalización. Mi psicóloga me ayuda poco porqué la veo poco. En fin, tu testimonio me da esperanza, ojalá podamos compartir más. Te enviaré mi correo a tu blog.

  7. karlla
    abril at #

    hola. El artículo está muy interesante y conciso. Aunque me gustaría saber de qué año es y quien es el autor

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA