¿Conoce la terapia psicocorporal?

Cuando nos sentimos tristes y apesadumbrados solemos variar la posición de nuestro cuerpo. Estamos como encogidos, la cabeza baja e incluso arrastramos los pies. También cambiamos al sentirnos felices o emprendedores. Nos erguimos, nuestro rostro resplandece y parece que nos hiciéramos más grandes. Y es que nuestro cuerpo delata quienes somos, y cómo nos encontramos.

A partir de los trabajos de los los científicos y filósofos, a la par que controvertidos, Reich, Lowen y Gendlin, se observó que tanto el cuerpo como la mente funcionaban como una unidad. Se empezó a creer que el cuerpo delataba las carencias y problemas que la mente sufría en silencio. En los 60 y 70 esta terapia fue bastante popular, pero años más tarde empezó a considerarse poco fiable y quedó un poco en el olvido.

Actualmente, vuelve a ser considerada una terapia aceptable que aporta buenos resultados. Podría llenar el artículo de datos y casos sobre la terapia psicocorporal, pero creo que será mucho mejor entrevistar a una terapeuta con una experiencia de 7 años en este campo, 10 impartiendo talleres de movimiento y más de 20 como profesora de danza. Me estoy refiriendo a la terapeuta psicocorporal, actriz y bailarina Yaiza Guimaré. Como ven, de expresividad corporal lo sabe casi todo.

Yaiza Guimaré

Yaiza, ¿considera usted que la terapia psicocorporal sería un buen complemento para aquellas personas que se encuentran inmersas en una terapia psicológica determinada?Creo que sí. No olvidemos que estamos en este cuerpo que siente, que recibe y emite señales. Todo aquello que la mente no es capaz de resolver, el cuerpo lo soluciona a su manera. Por esta razón sería positivo realizar la terapia psicocorporal. No le digo que sea algo imprescindible, pero es una pena no hacerlo porque el cuerpo te lo está contando todo. Sin duda, tu pensamiento afecta a tu cuerpo y tu cuerpo a tu pensamiento, es una doble vía. Una buena manera de empezar a salir de los pensamientos tóxicos es cambiar la postura, sin duda eso afectará positivamente a tu mente.

Por lo que usted dice, si la realizamos, absorberemos mejor la terapia psicológica… Muchísimo mejor, nuestra mente puede entender inmediatamente la información que nos da el psicólogo, pero nuestro cuerpo necesitará un tiempo para procesarlo. 

Además, supongo que el conocimiento de nuestro cuerpo nos ayudará tanto a leerlos mensajes que emitimos como los que recibimos. Algo que en muchas ocasiones desconocemos o ignoramos ¿no es así Yaiza? Sí. Mire, por ejemplo, cuando hablamos de algo que nos apasiona nuestro pecho se abre, tu mirada se alza y la barbilla la colocas hacia arriba. En cambio, si contamos algo triste, te encorvas, miras hacia abajo o la derecha si estás rememorando un acontecimiento. Si aprendemos a leer y reconocer nuestro cuerpo, posiblemente lo haremos con los demás. Ahora bien, tampoco vamos por la vida escaneando a las personas. 

¿Con la terapia Psicocorporal podemos cambiar aspectos importantes de nuestra vida? Sí, pero no estamos hablando de milagros. Es cierto que puedes cambiar ese pensamiento negativo y que empiece a elevarse, pero hay que entrenarlo, practicarlo y tener la voluntad de hacer, de saber a dónde quiero ir. Si quieres salir de esa negatividad o embrollo que tienes, comienza a cambiar el cuerpo. 

Entonces, si uno comienza con la terapia debe trabajar, comprometerse y … ¡Y disfrutar! Que no se olvide esto. Como le decía, no es nada mágico pero sí es cierto que tras una sesión de tres horas puedes ver un poco de luz, haber dado un pasito importante. Hay una frase que dice : “La acción te saca de la mente y la mente de la acción”, me gusta mucho. 

¿Esta terapia está recomendada para todas las edades? Sí, es para todo el mundo. Obviamente, cuando se forman grupos y se trabajan con ellos suelen ser de perfiles parecidos. No vamos a mezclar adultos con niños o con adolescentes. 

¿Y también es apto para personas con diferentes capacidades? Por supuesto, lo que se puede aprender de estas personas es oro puro. Tienen un sentido del humor y alegría de vivir impresionante. Todos suelen tener una gran disponibilidad, y se mueven desde su capacidad. Hay que permitir que se sientan fuertes e independientes.

Nuestros antepasados dijeron en su momento la frase : “Mens sano in corpore sano”. Esta frase concretamente la escribió el poeta romano Juvenal, para pedir a los dioses equilibrio tanto en la mente como en el cuerpo. Con las prisas de la vida moderna, se olvida alimentar de una manera más profunda nuestro ser. Es genial hacer deporte para mantenerse sano, pero tanto la terapia psicológica como psicocorporal te aportan nutrientes de tipo intelectual que te servirán para toda la vida. No hace falta sentirse enfermo para acudir a cualquiera de los dos,  simplemente el deseo de mejorar sus vidas.

 

 

Tags: ,

Autor:Susana Alba Montalbano

Guionista, escritora y redactora en GabinetedePsicologia.com

No hay comentarios aún

Escribir un comentario