Cómo ganar las discusiones de pareja

ganar discusiones de parejaLos psicólogos clínicos enseñamos a nuestros pacientes infinidad de trucos, habilidades y procedimientos para gestionar dificultades del día a día. Cuando se producen las discusiones de pareja no siempre somos capaces de discutir defendiendo nuestra necesidad y asumiendo la capacidad de cambio real del otro. El hecho es que podemos superar con solvencia cualquier discusión, acabar rápido con ésta, y encima, lograr no quedar como el malo de la película.

Las discusiones no son siempre evitables, a menudo hay que afrontarlas para conseguir que las relaciones de pareja prosperen y avancen.

1. ¿Tiene claro lo que va a decir?

Pensar en lo que se va a decir puede ser visto como algo artificial, pero la realidad es que es fundamental saber qué se quiere decir, porque de no ser así lo más normal es que nos apartemos de nuestro objetivo y acabemos discutiendo o cediendo demasiado pronto.

Cuando las discusiones surgen repentinamente y no se ha preparado lo que se quiere decir casi siempre se polarizan y se lleva al ataque o a la defensa de una posición, no a la explicación de sentimientos y a la expresión de necesidades.

Cuando no se consigue transmitir lo que se desea, y además crece la impaciencia porque el otro entienda que ha de hacer un cambio, lo normal es que empiecen a establecerse círculos viciosos bastante improductivos. Es común que el deseo de resarcirse por el malestar que ha producido el otro, haga que no haya meta alguna en el diálogo excepto la mera discusión.

2. ¿Sabe cuándo y dónde quiere hablarlo?

El calentón suele ser mal consejero a la hora de conseguir ganar discusiones de pareja. Si no se elige cuándo y dónde se quiere tener la conversación puede haber muchas menos posibilidades de ganar o de defender las posiciones de cada uno.

Es bueno observarse e identificar si se tiene el estado de ánimo adecuado para discutir. Es verdad que no puede retrasarse indefinidamente, pero es fundamental tener la actitud adecuada. Si la tendencia es que cuando discute con su pareja exploten, busque un lugar público, concurrido, con algo de intimidad pero que pueda limitar en algún grado gritos y malos gestos gracias a las miradas de otras personas. También suele ser buena idea quedar un día a una hora, como una cita, para que sea más fácil organizarse e incluso predisponerse positivamente.

pareja

3. Escuche activamente

Parece que cuando estamos más enfadados tendemos a querer exponer todos nuestros argumentos para que el otro los entienda lo antes posible. Lo que ocurre es que normalmente en las discusiones de pareja el otro también quiere hablar mucho y que se le entienda, por lo que los ritmos normalmente se van a ver alterados. Si es capaz de plantearse escuchar un 75 y hablar un 25 por ciento, tendrá muchas más posibilidades de ser atendido y entendido por la otra parte. La cuestión es que si quiere ganar las discusiones no tiene otro remedio que escuchar primero para poco a poco hablar después.

Si está dispuesto a hacer el esfuerzo y probar con este consejo, le recomiendo que escuche activamente, es decir, pida aclaraciones (sin rintintín) y repita con sus palabras lo que el otro dijo. Muestre que le interesó lo que escuchó, y que además lo entendió. Será más fácil transmitir lo que uno quiere y que se reciba de forma adecuada si el otro no se encuentra muy a la defensiva.

4. Ajuste expectativas

¿Puede conseguir que su pareja cambie o entienda rápidamente sus necesidades? Quizás sea más realista presuponer que no. Asigne un tiempo para llegar a acuerdos en función de cómo es el otro. Probablemente hagan falta 2 ó 3 discusiones más para llegar a algún sitio. Si está de acuerdo con este planteamiento, no lo olvide la próxima vez que inicie una discusión. Le ayudará a ajustar los ritmos.

5. ¿Pensó alguna alternativa por si la discusión se atasca?

Además de poder posponer la conversación si las cosas se complican, es bueno hacer preguntas abiertas para que nos den nuevos argumentos para seguir conversando: ¿Qué es lo que te irrita de lo que te estoy pidiendo? ¿Cómo te gustaría que yo reaccionara? ¿Qué alternativa sería mejor para ti, teniendo en cuenta cómo están ahora las cosas? Normalmente al hilo de estas respuesta es más fácil continuar la conversación en ese u otro momento.

Además es especialmente útil insistir varias veces en los mismos planteamientos, pero no es necesario que sea repitiendo las mismas palabras siempre. Suele ayudar mucho unir a la escucha activa, y en concreto a parafrasear, el argumento que nosotros deseamos defender: está claro que te ha decepcionado lo que te he dicho y que tu esperabas algo diferente de mi (pausa larga) pero mi intención no ha sido molestarte, yo sólo quería que hiciéramos este plan juntos…

Hay que evitar los callejones que no tienen salida.

6. ¿Sabe gestionar el enfado? es vital conseguir controlarlo.

Si nos aferramos al daño que nos causa el otro cuando discutimos seremos incapaces de discutir ni de ganar en ninguna conversación. Si lo que busca es humillar o avergonzar a su pareja, la relación se desmoronará y no se podrá reconstruir.

Es importante que una vez haya finalizado la discusión se terminen también las hostilidades (directas o indirectas). Evite utilizar la empatía inversa, suele ser apetecible transmitir la idea de que si lo que te hago no te gusta, entonces no me lo hagas a mi. La realidad es que eso no es empatía sino crítica. Si le interesa saber más sobre este tema, eche un vistazo al artículo: un error muy frecuente en las relaciones de pareja.

Tags: , , , ,

Autor:Fernando Azor

Psicólogo clínico y director de Gabinetedepsicologia.com

One Response to “Cómo ganar las discusiones de pareja”

  1. noviembre at #

    Lamento comunicarles que no obtuve buenos resultados poniendo en práctica estas técnicas. Les cuento que mantuve una discusión encarnizada, una de aquellas que pocas veces se ven,a tal punto que en un momento me sentí un embajador, un representante y abanderado de este blog y como tal mi pasión puesta para ganar no tenía límites.
    Mi oponente, porque esto ya era una guerra, creo que aplicaba las mismas técnicas por lo cual la batalla tenía toda la adrenalina que se puedan imaginar.
    Llegó un punto que no pude sostener más la contienda y ya cansado, transpirando de los nervios tomé la decisión de pegarle un buen golpe a la altura de la cara. Luego de concurrir al hospital para que me atiendan la mano fui a comprar para reponer el espejo que quedó destruído.
    Siempre que hablé solo tuve la razón pero no esta vez y me preocupa.

Escribir un comentario

SUBSCRIBE TO NEWSLETTER
Turpis dis amet adipiscing hac montes odio ac velit? Porta, non rhoncus vut, vel, et adipiscing magna pulvinar adipiscing est adipiscing urna. Dignissim rhoncus scelerisque pulvinar?
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO PARA ESTAR AL DÍA DE LA PSICOLOGÍA CLÍNICA
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE A LA LISTA DE CORREO Y DESCÁRGATE GRATIS UNA GUIA PARA TRATAR LAS OBSESIONES
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
¿Te gusta la psicología?
Ahora puedes recibir en tu correo electrónico un resumen con los últimos artículos publicados en nuestro sitio web
  • Consejos prácticos
  • Información actualizada
  • Artículos sobre diferentes áreas de la psicología
  • Participa comenta tu opinión
  • Tu eliges cuándo leer
  • Comparte los contenidos que te interesen
  • Identifica problemas y entiende sus soluciones
  • Y todo en un solo clic
SUSCRÍBETE Y DESCARGATE GRATIS UNA GUIA PARA AFRONTAR EL MALESTAR SOCIAL
* Tranquilo nunca recibirás Spam, ¡nos gusta tanto como a ti!
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
SOLICITA UNA CITA AHORA y paga el 50% en las 2 primeras citas
El coste de las sesiones es de 60€, siendo su duración de unos 50 minutos en cada caso. La frecuencia suele ser semanal, si bien eso puede variar según los casos. Los horarios son de lunes a viernes de 10 a 21 horas, en horario UTC +1. La forma de pago puede ser por trasferencia bancaria o PayPal.
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA
PIDE UNA CITA AHORA
En GabinetedePsicologia.com estamos para ayudarte. SOLICITA AHORA UNA CONSULTA con nosotros. ¡Planteanos tus objetivos y pongámonos en marcha!
  • Ideas obsesivas
  • Preocupaciones
  • Síntomas físicos de ansiedad
  • Aprender a gestionar mejor la presión diaria
  • Identifica las causas de tu malestar
  • Aprende técnicas para ser tu propio psicólogo
CONTACTA CON NOSOTROS
¡Gracias! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para CONCERTAR una CITA