Apuntes sobre el suicidio

suicidioEl suicidio sigue siendo un tema espinoso en nuestra cultura. Muchas veces se convierte incluso en un tema tabú al que nos referimos con eufemismos como “quitarse de en medio”. El matarse es para unos (los que lo sufren o lo juzgan) una derrota, para otros un pecado y para los demás un acto de simple, puro y extremo egoísmo. Como fenómeno humano, el suicidio abarca varios aspectos y se ha estudiado desde diversos campos del conocimiento: psiquiatría, psicología, filosofía, sociología, antropología, etc. En este caso, vamos a dar una definición del mismo por Gabriel Deshaies, experto en psicología del suicidio: “el suicidio es el acto de matarse a sí mismo de un modo consciente, tomando la muerte como un medio o como un fin”.

El suicidio se ve influido por los errores cognitivos

Existen diversos tipos de suicidio, cada uno con causas e intencionalidades distintas por parte del sujeto.

            Tipos de suicidio

  • Suicidio de escape-huida: entre las causas, probablemente es la más común. Al suicidarse, estas personas pretenden evitar una situación desagradable en la que están inmersos o a la que pueden llegar. Se utiliza el suicidio como vía de escape a una situación que produce pánico o aversión. Un ejemplo sería el de aquellas personas a las que se diagnostica una enfermedad terminal, degenerativa, crónica o dolorosa. El suicida prefiere quitarse la vida a vivir su enfermedad.
  • Parasuicidio o suicidio del día después: Las personas que hacen esto se suicidan para conseguir influir en su entorno. Su suicidio es una forma de castigar a los demás: aquellos de los que desean vengarse por la razón que sea, a los que quieren hacer daño, etc. Saben que harán mucho daño con su acto y precisamente por esto lo hacen, para que se les siga recordando de por vida. A poder ser, con un enorme sentimiento de culpa. Es conocido como parasuicidio porque de algún modo no es un suicidio al uso: su presencia sigue aquí, mientras utilizan el suicidio como medio y no como fin.
  •  Suicidio histriónico: es un tipo de suicidio que pocas veces termina en la muerte. Muchas veces se queda en el aviso. Un suicida histriónico lo hace para llamar la atención y para influir sobre su entorno. Saben casi siempre qué deben hacer, qué dosis tomar o donde lesionarse para alarmar al otro pero sin llegar a morir. A veces este suicidio se resuelve (insatisfactoriamente) para el suicida histriónico con la consecución de la muerte debido a un error de cálculo.
  •  Suicidio apático: este se da cuando la persona no encuentra razones para vivir y por esto se deja morir lentamente. A veces, resuelven el acto de una vez y en otras el suicidio procede por acumulación de excesos. Este tipo de suicidio se produce de dos modos:
  • Pasivo: este tipo de personas van suicidándose lentamente, de un modo semiconsciente. Desean morir pero lo van haciendo poco a poco, sin medidas tajantes. Este tipo de suicidas dejan de tomar su medicación, consumen drogas en cantidades industriales y sin ningún control racional, comen aquellos productos que saben que les pueden hacer daño. En muchos de ellos es difícil saber a ciencia cierta si se quieren suicidar porque no suelen comunicar sus intenciones. Quizás porque no son plenamente conscientes de ellas.
  • Activo: este tipo de suicidio procede por acumulación. Las personas que recurren a este suicidio son depresivas y apáticas; aún así, suelen mantener sus rutinas y cumplir con sus obligaciones. De modo sorpresivo, un día se matan de un modo espectacular y violento, como cuando deciden pegarse un tiro en la cabeza. Es un suicidio que funciona como una olla a presión.

 El suicidio apático es muy común. De hecho, según algunos estudios el 76% de los suicidios son apáticos, activos o pasivos.

  •  Suicidio esquizoide: no podemos considerarlo un suicidio propiamente dicho, ya que es provocado por delirios y alucinaciones que inducen a ejecutar actos temerarios como lanzarse desde una ventana con el fin de volar.
  • Suicidio heroico: hay dos tipos: por un lado los que buscan el refuerzo social debido a su patriotismo, por ejemplo. Aquellos que lo hacen para salvar a otros en una guerra, una catástrofe natural, etc. Un ejemplo de la búsqueda de este refuerzo es la del terrorista suicida. El otro tipo es el de aquel que busca evitar el castigo social mediante el suicidio, para protegerse a ellos, a su familia u organización, etc. Se ve como un acto loable, como cuando los japoneses se hacen el hara-kiri para enmendar un deshonor.

 

Si nos basamos en estos tipos de suicidio desde un enfoque cognitivo-conductual veremos que están influidos por errores cognitivos. Los errores cognitivos son aquellas ideas o pensamientos deformados, que no se adaptan a la realidad y la manipulan, casi siempre con consecuencias funestas para nosotros, como puede ser el suicidio.

Existen diversos tipos de suicidio, con causas e intencionalidades distintas

 

Errores cognitivos presentes en el suicidio

  • Visión de túnel: la persona que filtra la realidad a través de esta visión es incapaz de ver algo más que lo negativo de la realidad. Se siente acorralado y sin salida posible. Por esta razón decide suicidarse y huir. Es un error típico en el suicidio de escape-huida.
  • Omnipotencia: es un error cognitivo propio de la megalomanía del parasuicida o suicida del día después. Cree que su poder puede extenderse más allá de su muerte y por esto decide quitarse la vida para castigar a los demás.
  • Indefensión: es propio del suicidio apático. También podemos llamarlo síndrome de indefensión aprendida. Las personas que se dejan morir son aquellas que consideran que todo lo que intenten va a causarles dolor y/o a salir mal, con lo que prefieren no intentarlo e ir matándose lentamente.
  • Recompensa divina: la falacia de recompensa divina es la que domina el pensamiento de aquellas personas que consideran que todo su sufrimiento (con causas fundadas o no) tiene una recompensa que le dará algo superior a él y a los demás. Esta recompensa la busca el parasuicida, que considera que tras su muerte todos los que le han humillado y ofendido sufrirán también, con lo cual se restablecerá una especie de justicia extraterrenal.
  • Deberías: ideas rígidas acerca de lo que es moral o no, expresadas como aquello que se le debe a uno o a los demás de modo irrenunciable. El primer tipo es el del parasuicida o el del suicida histriónico. El segundo, el del suicidio heroico, que considera un deber moral el quitarse la vida en pro de algo más grande que él, llámese familia, sociedad, país o grupo terrorista.
  • Pensamiento extremista, sobregeneralización y magnificación: estos tres errores cognitivos son los que están presentes en el suicidio de escape-huida. La persona cuyo pensamiento está dominado por estas distorsiones cognitivas ve en primer lugar el extremo negativo de una situación, el negro antes que la escala de grises. Por otro lado, considera que aquello negativo que le ha pasado en alguna ocasión es una regla de vida y va a repetirse por siempre jamás. Por último, no solo hace una montaña de un grano de arena sino una cordillera. Ante esto, el hecho de existir se convierte en una olla a presión dominada por el miedo y el impulso de desaparecer. Impulso que el suicidio lleva a cabo.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Autor:Víctor Boglar

Periodista y escritor

One Response to “Apuntes sobre el suicidio”

  1. junio at #

    muy interesante pero no me sirvio

Escribir un comentario