2 respuestas

  1. Ani
    Enero

    Mi expareja usaba mucho la palabra “apoyame”, y si te negabas (como lo hice varias veces al final de la relación cuando ví su manipulación), él se enfurecia, colgaba el telefono, hacia cosas para hacerte sentir culpable de SUS problemas o situaciones dificiles. He de confesar que al principio de la relación lo apoyaba por que para mi eso es ser pareja, ese era mi deber, pero al ver que para el mi apoyo lo usaba para hacerse la vida mas comoda manipulandome, tomé valor y comenzé a negarle mi “apoyo” y una parte de mi se sentía un poco mal con sentimiento de culpa y de ser “mala con el”, pero otra parte de mi sentía que hacia lo correcto, que ese era SU problema y NO EL MIO, que él se había metido en ese problema y que como adulto (si es que lo era), lo resolviera. Hoy a la distancia (aunque no tanta por que de eso apenas un mes que terminé con el), descubro que mi fuerza interior al mantenerme firme, y descubro también que Dios lo puso en mi camino para enseñarme a fortalecer mis decisiones, y a permitirme a utilizar el poder del NO con gente como él.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio