3 respuestas

  1. Pablo Sánchez Quintín
    Septiembre

    Estimado Fernando:

    Tengo un yerno, con evidentes problemas de conducta. Por sentido común y hasta donde llegan mis conocimientos, tiene mucho que ver con la educación y el tratamiento que ha recibido en su infancia. Ello no le impidió el licenciarse en Ciencias Empresariales. Lo comento por que tenga usted más información, respecto de su capacidad personal.
    Es una persona muy introvertida, poco social, aunque educada y correcta. No manifiesta sus sentimientos ni con su esposa, mi hija. Se angustia y obsesiona por problemas inexistentes o nimios.
    Ella ha intentado que se ponga en tratamiento psicológico, pero le ha manifestado que se puede valer por sí mismo.
    Le describo un hecho reciente, que además he vivido de cerca, para que pueda hacerse una idea aproximada de los problemas que tiene. Tenía que devolver unas zapatillas de deporte y no se atrevía a hacerlo personalmente. Le acompañó mi esposa y después de hacer turno, cuando ya les tocaba a ellos. él se escabulló lleno de pánico y se fué. Se precisaba de su presencia pues el pago se había hecho con tarjeta de crédito. Al final lo llamé yo por teléfono y acudió.Luego comentó que no había evitado lo que él temía más, que era que revisaran las zapatilla, que por otro lado estaban nuevas y perfectas. Después de la devolución, era el hombre más feliz del mundo. Pasó de la angustia a la felicidad más absoluta, inmediatamente.
    Yo necesito orientación respeto del modo de abordarlo personalmente, si es el mejor método, o proporcionarle alguna lectura que le lleve a convencerse de que una ayuda le es necesaria, o bien algún texto que pueda leer yo, que me indique los pasos o el método con que debo de abordarlo y persuadirlo para que se preste a recibir ayuda profesional.
    Agradezco de antemano su interés y espero su respuesta.

    Reciba un atento saludo.

    Pablo Sánchez

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando
      Septiembre

      Hola Pablo, parece que me describes a tu yerno como una persona con habilidades sociales no muy desarrolladas y con bastantes miedos ante la evaluación de otras personas. También parece que existen características de control bastante obsesivo ante aquellas situaciones que le atemorizan. Te he puesto vínculos hacia algunos artículos relacionados con este tema. Como ya imaginas las soluciones son difíciles de alcanzar si él no tiene motivación para cambiar su vivencia bloqueante de las relaciones sociales.
      Como consejo para ti y para tu hija, decirte que es importante no entrar en un reproche constante, pero es necesario que no hagáis de sus respuestas un “secreto a voces”, hablad de ello, hacedlo de manera normalizada, no como un tabú. Le ayudará a ir tomando conciencia de que su miedo es desproporcionado e innecesario. Habla en algún momento de su concepción de la ayuda de un psicólogo, quizá piensa que sólo es para los locos…

      Un saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio