1 respuesta

  1. fabi
    Junio

    No me hace ser feliz ser cuidadora. Me han usado mucho, abusado de mi amor y mi voluntad. Con el tiempo me he dado cuenta, que debo tener cuidado a quien ayudo. desde un primer momento uno no da por interés sino para que todos sean felices. Incluso hay personas que se han asombrado de esto esperando que les iba a cobrar algo. A pesar de esto, si espero un trato amable y respetuoso, se que no puedo pedir el mismo nivel de entrega. Entendí que tengo un alma sensible. Pero cuando después las personas son egoístas y desconsideradas, me duele. Sobre todo las mas cercanas. Me gustaría poder equilibrar esto sin limitar mi deseo de ayudar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio