5 respuestas

  1. Theahtecks
    diciembre

    Hay mucho de de lo que sucede aquí que el humano no puede conocer. Singularidades que dirían algunos. Todo el universo mantiene una estructura exquisita de funcionamiento, del cual el mundo totalmente apartado está. Aunque no por ello dejan las personas de ser hijos del cielo, pues de allí procede todo cuanto se ve aquí y todo cuanto no se ve. Decía alguien con acierto eso de que “somos polvo de las estrellas…” Los humanos son parte del universo, y éste está presente en todo movimiento y material y pensamiento o sueño de cada uno de ellos. ¿Sincronicidades…? Hay mucho que no se puede explicar con palabras de ciencia y materia. Y se desconoce hasta tal punto por qué ciertas cosas se dan en el mundo, no digamos ya fuera de él… No se puede saber todo, pero al igual que los guerridos, para los cuales el universo se limita a una planicie sólo, todo habitante del estanque percibe que hay algo en algún sitio que hace presencia con su mundo y colinda con él, y las sienten. Aunque no se pueda ver ni probar. Son cosas que como las sincronicidades… son sin más, sencillamente.

    Saludos.

    Responder

  2. Ruben Raaz
    noviembre

    El ser humano es ilimitado, apenas si conocemos las cosas más básicas de la mente y del alma (si es que acaso son cosas diferentes).
    Jung se arriesgó, se atrevió… y sus aportes en beneficio de la salud mental y el bienestar han sido muy importantes.
    Alguien me dijo que “Casualidad” es el nombre femenino de Dios…!

    Responder

    • Susana
      noviembre

      ¡Qué bonito lo de “casualidad” Rubén! Muchas gracias por leernos y opinar.

      Responder

  3. Marta
    noviembre

    Pues un poco de las dos… No? Buen artículo

    Responder

    • Susana
      noviembre

      ¿Entonces cree en las señales del destino pero no siempre? Gracias por leernos.

      Responder

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio