7 respuestas

  1. Miryam
    abril

    Hola soy miryam, considero que para llegar a la aceptación, primero pasas por la estapa de resignación, quien no le gustaría que las cosas se de las mejores condiciones, uno busca estar bien, busca las mejores formas posibles, y si despues de tanta lucha lucha, ahí entramos en la fase de aceptación. Obviamente que la perduración de estas fases, dependerá de cuanto le aqueja.

    Responder

  2. LeoM
    junio

    Lo que hay que aceptar es que los límites los pone la gente. Si eres un crack jugando al fútbol en 2a división, marcas 60 goles por temporada, pero te faltan dos dedos de una mano (en vez de una pierna) podrías jugar en el Real Madrid o en el Barcelona sin mas, pero hay un problema: nadie quiere ver a un manco en un club de futbol de primer nivel, hacer mas goles que CR7 o el 10 del Barca, entonces, ¿Quién pone los límites? Una cosa es aceptar el hecho de que te falta una mano, o un ojo, o lo que sea, y otra cosa es resignarte a que la gente te pone los límites que les da la gana ya sea por la misma presión social/mediática, o por el sólo hecho de que alguien pierda el primer puesto en cualquier disciplina de la vida.
    Afortunadamente, no es mi caso (siempre he aceptado que soy un desastre jugando al fútbol) pero si esto lo llevas a otros órdenes cotidianos, ya verás como encuentras los límites de la gente. No hay que estar desafiando la gravedad continuamente, pero dejemos de ser hipócritas con los comentarios. Por lo general, este tipo de comentarios de autoayuda o superación personal, en donde se trasmite ese optimismo por la vida, los hace gente que se encuentra en otro estrato, con cierto tipo de confort social y éxitos, sean estos de cualquier índole. Permítanme hacer analogía con este ejemplo que me vino de perlas la semana pasada: Un tal Walt Disney quizo contratar a un tal Chuck Jones (Warner Brothers) con un beneficioso contrato millonario diciéndole que le otorgaba el puesto que quisiera, y Jones le respondío sin mas contemplaciones “¿Que tal el tuyo amigo?”
    Lo mismo pasa con los colegiados: el otro día, un colegiado conocido de mi famila (no, no es psicólogo) me cuestionó que estaba soltero. Yo le dije que porque no había una tía disponible que realmente me atrayera. En el acto me dice ¡Pero Leo, qué tiene que ver, disponible o con otro, tiene que haber alguna a la que te quieras tirar! Tomé prestada la ingeniosa frase del gran Chuck Jones y le respondí ¿Que tal la tuya? (un bombón la mujer del colegiado) Evidentemente, no me dirigió mas la palabra en toda la noche (y dudo que me la dirija de ahora en mas) pero, así como la sociedad a través de la gente pone los límites, uno ha de hacer lo mismo. No hay peor cosa que la arrogancia disfrazada de humildad.
    He entrado al foro para infomarme de las fobias, y miren lo que termino haciendo después, escribiendo… Si estamos en democracia, y defendemos la libertad de expresión, espero que se publique mi comentario. Conste que no tengo nada contra los psicólogos, al contrario, soy defensor de la psicología clínica, pero hay ciertas cosas que ya sobrepasan los límites, esos de los cuales a todo el mundo nos agrada poner, pero a nadie le gusta que se los pongan (no sé por qué pero suena a algo feo “que se los pongan” ¿no?) Saludos Cordiales a los colegiados. A ver qué enfermedad psíquica me detectan ahora… Siempre termino cayendo en estos foros…

    Responder

  3. Ana María
    diciembre

    yo vivo la resignación con profunda tristeza, pero cuando me llega la aceptación me llega también La Paz.

    Responder

  4. Pablo
    junio

    una vez, el año pasado, empece conm mis primeras obsesiones, me enferme de colitis de rinitis, de gatritis y el doctor me detecto algo en el corazón. Me sentía fatal y empezo en mi una idea de desanimo muy grande, al grado de decir ¿para quetomo medicinas y como si de cualquier modo me voy a morir? y asi me sentía desconzolado.
    Pero al convivir con esa idea como que acepte el que moriria y asi se fue yendo, fue muy duro pero salio, me resigne a que “moriria” y deje de darle importancia. Ahora ando con otra obsesión, uff es dura

    Responder

  5. Juan Fco Romero
    mayo

    Fernando ¿Te refieres a la resignación como la aceptación de la situación?

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      mayo

      Hola Juan, Así es. Es importante poder aceptar qué es lo que podemos modificar y qué no. Ser capaces de asumir nuestro límite a la hora de resolver problemas ayuda a usar las fuerzas de forma útil, evitando desgastarnos al no haber aceptado hasta dónde somos capaces de cambiar algunas cosas.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio