1 respuesta

  1. José Gregorio Villacorta C.
    octubre

    Soy médico forense. Gracias por el artículo, muy interesante. Con frecuencia encuentro casos en que la persona frente a problemas reales, pretende soluciones mágicas, sobre todo del tipo religioso: “Estoy acusado de un crimen, pero San Fulano hará que salga absuelto porque le he mandado a cantar varias misas…”. Y luego le mienten a su abogado defensor, al fiscal que lo interroga y por último el tribunal los condena. Entonces, su defensor resulta culpable por ser un incapaz, van a prisión y entonces ellos y el resto de la familia le piden a otros santos que les hagan el milagro de sacarlos. Acá en mi país, Guatemala, esto todavía es bastante frecuente y cuesta mucho establecer alguna relación basada en pensamiento lógico con estas personas, tanto por su propia ignorancia como por las influencias familiares. Muchos se cambian de religión en la cárcel, pues los convencen de que con esta otra sí conseguirán “el milagro”.

    Responder

Responder a José Gregorio Villacorta C. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio