10 respuestas

  1. Ángela
    octubre

    Muy útil, más allá del artículo (que es muy claro), la posibilidad de compartir las experiencias de cada uno y escucharlo de otro en primera persona. Uno puede ver que la solución es tan obvia para el otro, y luego darse cuenta de que la propia situación es muy similar. A todos les deseo mucha fuerza. Lealtad a uno mismo ante todo. Yo ya di los primeros pasos, a veces dudo, cometo algún pequeño error, pero es importante reconocer indicios de cuándo nos movemos guiados por miedo y cuándo por amor propio.

    Responder

  2. Erika
    septiembre

    Muy buen artículo, me ha ayudado a considerar mi situación a partir de algunos rasgos de mi personalidad. Tengo una relación desde hace 12 años y desde que lo conocí él se enamoró de mí pero yo no quería estar con él, inmediatamente me di cuenta de muchas cosas en él que no encajaban con el tipo de hombre que yo quería en mi vida y por eso muchas veces me negué a verlo o atender sus llamadas, pero siguió insistiendo e insistiendo hasta que ya no fui capaz de oponerme (además estaba vulnerable pues me había enamorado de otro hombre que solo me utilizaba y jugó conmigo por años). Él siempre me demostró que pasara lo que pasara podía contar con él, así que inicié la relación dejando que las cosas fluyeran (no estaba muy convencida ni entusiasmada) y hubo momentos de mucha felicidad pero los años han pasado y cada vez me siento más frustrada y atrapada porque siento que no es lo que en realidad quiero, sí lo amo pero no es la vida que quiero vivir. Desde hace varios años lo he intentado dejar pero no lo logro (algunas veces porque él amenaza con hacerse daño, incluso hubo ocasiones en que le hablé del tema mientras íbamos en el coche y él conducía, entonces cómo respuesta aceleraba a fondo como si fuera a estrellarnos contra alguna pared). Durante esos años conocí a alguien y le fuí infiel y pensaba dejarlo por esa otra persona, de lo cual él se enteró y le puso fin a la relación (al inicio me sentí muy culpable por el daño que le causé pero luego me sentí liberada, era libre, pude salir ese día a la calle sintiendo que tenía una nueva oportunidad para vivir la vida que quería vivir) pero al otro día a primeras horas de la mañana volvió, no fue capaz de alejarse, de aceptar que yo no quería estar con él. De mi parte me sentía muy culpable como para echarle y terminar de una vez, me sentía confundida y así dejé que volviera y terminé la otra relación. De eso ha pasado ya casi dos años y han sido un carrusel: unas veces bien otras terribles. Cada vez me siento más confundida y atrapada, cada vez que le pido que me deje vivir sola él se opone rotundamente, a veces siento que ya no tengo razón para vivir, es como si en mi vida no hubiera nada por lo que luchar, he perdido las esperanzas de vivir la vida que quería, de luchar por mí misma. Lo peor es que siento que por más que quiera él no me va a dejar ir y yo no tengo las fuerzas de luchar contra él. Soy muy cobarde? Me acostumbré a esto y me da miedo cambiar? Tal vez sí

    Responder

    • Gabriel
      octubre

      Hola Erika. Yo estoy viviendo una situación similar. Creo que la empatia que me produjo tu comentario me hizo reflexionar en esto; si sigo dándole largas a mi decisión de terminar, realmente voy a hacerle más daño a él y mucho más a mi mismo. También me he percatado que lo más acertado es terminar porque, con él (después de estos 5 años), me siento frágil, rígido y dependiente, mientras que por mi cuenta me siento más espontáneo, capaz de sacar a relucir diferentes facetas. Creo que la vida debería verse como un regalo (una oportunidad) y no un deber… Hacerle frente a los miedos haciendo lo que te dicta tu intuición. Vivimos en un mundo que nos aborda constantemente, haciéndonos dudar de nuestros sentidos para cumplir un estereotipo…. La verdad es ésta, nuestra naturaleza es más elevada, pero está en nosotros materializarla

      Responder

    • Daniela
      enero

      Hola Erika. Me he identificado demasiado con lo que has escrito. Vivo algo muy similar actualmente. Como sigue tu vida? Te gustaria hablar?

      Responder

  3. Laura
    julio

    Hola. A mí también me ha gustado mucho el artículo. Creo que dice muchas verdades y me siento identificada también con muchas de ellas. Ese es mi problema no soy lo suficiente mente fuerte ni capaz para dejar mi matrimonio. Creo que soy una persona muy influenciable y no consigo defender lo que yo quiero en la vida. Yo llevo 10 años casada tengo dos hijos. Uno de 5y otro de 2. Es cierto que mi matrimonio ha sido normal, no nos hemos llevado nunca mal. Cuando nacieron mis hijos sí que hubo cierto distanciamiento pero yo lo considere normal. Los niños requieren mucha atención pero el aceptar que eso era normal creo que hizo daño a nuestra relación por parte de el y por parte mía. Mi marido se ha centrado mucho en sus negocios y me ha abandonado. No había complicidad ni caricias ni cariño. Lo justito y yo le he reclamado siempre que sea un poco más atento conmigo. Esto a lo largo del tiempo ha hecho que también influya en nuestras relaciones íntimas. Eran aburridas y sin sentimiento. Hace poco accidentalmente le pille en el móvil que tenía cierta adicción al porno. Lo veía a todas horas por la mañana por la tarde y por la noche. Eso me hizo mucho daño porque todo ese tiempo que pasaba viendo porno, lo restaba de nuestra relación. De esa atención que yo necesitaba y que tanto le he pedido. Además también ha estado llamando a teléfonos eróticos y a prostitutas para satisfacerse por teléfono. Es cierto que no ha llegado a haber infidelidad, pero yo me siento traicionada y defraudada. Mi ego está por los suelos. Yo le he estado avisando varias veces de que nuestra relación se enfriaba pero no quiso verlo y ahora que ha salido todo a la luz está muy arrepentido y quiere cambiar y empezar de nuevo pero yo me he dado cuenta de que ya no le quiero no estoy enamorada del siento rechazo hacia su cuerpo y hacia él. Me gustaría empezar una vida de nuevo pero sin el. Pero el poder que tiene hacia mí me está haciendo caer en una depresión. Voy a un psiquiatra y un psicólogo y no tengo ganas de nada. Estoy haciendo tiempo pero no se para que.estoy encerrada en una habitación con una puerta cerrada por el otro lado. No sé cómo retomar fuerzas para dejarlo. Siempre me dice que no voy a encontrar a nadie como él, que la vida va a ser muy difícil sin él y lo que ha pasado tampoco es tan grave como para romper un matrimonio. No sé si yo exagero las cosas o es que son graves de verdad

    Responder

    • Jair Saavedra Angulo
      agosto

      Te respondo como hombre y esposo. Creo que cuando uno hace lo que hizo tu esposo es porque busca en otro lado lo que no descubre contigo y ese es el inicio de una infedilidad. Por tu parte debes reunir tus fuerzas y confrontar a tu propio corazón, si no le amas afrontarlo y no te engañes tu misma, no sacrifiques tu felicidad por tu dependencia en él.

      Responder

  4. Marta
    mayo

    Hola,

    Felicidades por el artículo porque da en el clavo sobre la situación que muchos pasamos. Yo me siento totalmente identificada con todas las razones, especialmente la última. Conozco a mi marido desde hace 14 años y nos casamos hace meses. En mi caso, le dejé hace semanas, y él lo aceptó pero yo siento que no avanzo en mi duelo precisamente porque le dejé por faltarle cualidades que se me hacían insoportables para la vida en pareja, especialmente la empatía. Sin embargo,sé que busco alguna solución mágica, porque mi razón me ha llevado hasta aquí pero mi razón se niega a creer que un ser humano no pueda ser empatico con alguien a quien dice querer. Y eso me tiene atrapada.

    Responder

  5. Jaime
    mayo

    Hola Fernando,
    He leído el articulo y me siento totalmente identificado con todo lo que en él indicas, tanto en los factores por los que pienso una y otra vez si debo romper o no con mi pareja, como en las miles de escusas que utilizo para posponer esta decisión y sobre todo el deseo de que por si solo se solucione, sin sentirme mal ni hacerla sentir mal a ella, porque se que es una buena mujer y le tengo mucho cariño. Llevamos 25 años juntos y no somos unos adolescentes precisamente, ya rozamos los cuarenta los dos. No tenemos hijos y eso es algo que en este aspecto facilita la situación, y ahí empezó todo, ella quiere formar una familia y yo no lo tengo claro, y me pregunto: si no quieres lo mismo que ella, si no quieres formar una familia con ella, ¿eso que significa? Dudo de que tipo de futuro me espera con ella al dar un paso tan importante, y dudo que querer dar ese paso con ella, dudo de si seria feliz o no haciéndolo, pero por otro lado tampoco dejo de pensar en si la dejo, si ella podría rehacer su vida, ser feliz, y si podría hacerlo yo y si no me arrepentiré de dar ese paso. Y aunque la respuesta que me darás sé que es obvia, la pregunta que no dejo de hacerme es ¿Qué hago? ¿Cómo lo hago? ¿de verdad es lo que quiero hacer? Mil dudas me abordan, creo que tengo claro que quiero dejarlo con ella pero no veo el momento ni el lugar, y entonces empiezo a dudar, tengo miedo y no quiero ni que sufra ella ni sufrir yo, no quiero equivocarme y tomar una decisión de la que luego me arrepienta, y ya no se como afrontar esta situación, agradecería algún consejo.
    Magnifico trabajo el de este post y gracias por tu atención

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      mayo

      Hola Jaime, partir de premisas como “(…) no quiero ni que sufra ella ni sufrir yo, no quiero equivocarme y tomar una decisión de la que luego me arrepienta”, hace que cualquier solución se quede corta. Tienes que conseguir hacerle frente al miedo a dañar y equivocarte. Prueba a afrontar el conflicto fuera de tu relación de pareja, expresa necesidades y afronta el desacuerdo. Toma decisiones menores a la hora de hacer alguna compra o al hacer un plan de fin de semana. Haz frente a tu malestar. Te ayudará a desbloquearte y avanzar en otra dirección a la que hasta ahora has seguido. No descartes pedir ayuda a un psicólogo clínico con formación cognitivo-conductual, creo que será de gran ayuda para ti.

      Responder

      • guillermo
        septiembre

        Hola, increible el articulo y tus respuestas.

        yo soy el amante de alguien que esta pasand por esta situacion, su esposo tenia mas de 4 años totalmente robotizado, excelente paadre, trabajador, y no es violento, pero nada como pareja.
        a resumidas cuentas ella ya estaba totalmente resignada en todo de su relacion, nos conocimos y surgio todo, tenemos 2 años y ya estan en el punto de si terminan o no.
        para mi ambos saben que deben terminar y tienen miedo de hacerlo, tal vez para evitar el sentimiento de culpa de quien termino la relacion. Ya el sabe que ella esta enamorada de otra persona y aun asi le llora y dice que no quiere perderla.
        eso hace que ella le de mucho miedo, ella es muy sentimental, asi que esa forma de el hablarle y llevar la situacion la pone en sus manos.
        Su miedo debe ser trabajado antes de y yo solo mantengo mi presencia, justo la que creo que es necesaria sin sobre protegerla ni abrumarla.
        mi plan es, si todo sale bien llevar una relacion sana de noviazgo para conocernos porque lo que he visto es que la mayoria de amantes que pueden lograr estar juntos se mudan en seguida y eso parece romper todo, los pocos que he leido que tienen exito llevan una relacion pausada.
        no se si estoy preparado a algunos tormentos que se que vendran si ellos terminan, el se que volvera varias veces, entre otras cosas.

        gracias, le voy a compartir el articulo.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio