4 respuestas

  1. Laura
    Julio

    Hola. A mí también me ha gustado mucho el artículo. Creo que dice muchas verdades y me siento identificada también con muchas de ellas. Ese es mi problema no soy lo suficiente mente fuerte ni capaz para dejar mi matrimonio. Creo que soy una persona muy influenciable y no consigo defender lo que yo quiero en la vida. Yo llevo 10 años casada tengo dos hijos. Uno de 5y otro de 2. Es cierto que mi matrimonio ha sido normal, no nos hemos llevado nunca mal. Cuando nacieron mis hijos sí que hubo cierto distanciamiento pero yo lo considere normal. Los niños requieren mucha atención pero el aceptar que eso era normal creo que hizo daño a nuestra relación por parte de el y por parte mía. Mi marido se ha centrado mucho en sus negocios y me ha abandonado. No había complicidad ni caricias ni cariño. Lo justito y yo le he reclamado siempre que sea un poco más atento conmigo. Esto a lo largo del tiempo ha hecho que también influya en nuestras relaciones íntimas. Eran aburridas y sin sentimiento. Hace poco accidentalmente le pille en el móvil que tenía cierta adicción al porno. Lo veía a todas horas por la mañana por la tarde y por la noche. Eso me hizo mucho daño porque todo ese tiempo que pasaba viendo porno, lo restaba de nuestra relación. De esa atención que yo necesitaba y que tanto le he pedido. Además también ha estado llamando a teléfonos eróticos y a prostitutas para satisfacerse por teléfono. Es cierto que no ha llegado a haber infidelidad, pero yo me siento traicionada y defraudada. Mi ego está por los suelos. Yo le he estado avisando varias veces de que nuestra relación se enfriaba pero no quiso verlo y ahora que ha salido todo a la luz está muy arrepentido y quiere cambiar y empezar de nuevo pero yo me he dado cuenta de que ya no le quiero no estoy enamorada del siento rechazo hacia su cuerpo y hacia él. Me gustaría empezar una vida de nuevo pero sin el. Pero el poder que tiene hacia mí me está haciendo caer en una depresión. Voy a un psiquiatra y un psicólogo y no tengo ganas de nada. Estoy haciendo tiempo pero no se para que.estoy encerrada en una habitación con una puerta cerrada por el otro lado. No sé cómo retomar fuerzas para dejarlo. Siempre me dice que no voy a encontrar a nadie como él, que la vida va a ser muy difícil sin él y lo que ha pasado tampoco es tan grave como para romper un matrimonio. No sé si yo exagero las cosas o es que son graves de verdad

    Responder

  2. Marta
    Mayo

    Hola,

    Felicidades por el artículo porque da en el clavo sobre la situación que muchos pasamos. Yo me siento totalmente identificada con todas las razones, especialmente la última. Conozco a mi marido desde hace 14 años y nos casamos hace meses. En mi caso, le dejé hace semanas, y él lo aceptó pero yo siento que no avanzo en mi duelo precisamente porque le dejé por faltarle cualidades que se me hacían insoportables para la vida en pareja, especialmente la empatía. Sin embargo,sé que busco alguna solución mágica, porque mi razón me ha llevado hasta aquí pero mi razón se niega a creer que un ser humano no pueda ser empatico con alguien a quien dice querer. Y eso me tiene atrapada.

    Responder

  3. Jaime
    Mayo

    Hola Fernando,
    He leído el articulo y me siento totalmente identificado con todo lo que en él indicas, tanto en los factores por los que pienso una y otra vez si debo romper o no con mi pareja, como en las miles de escusas que utilizo para posponer esta decisión y sobre todo el deseo de que por si solo se solucione, sin sentirme mal ni hacerla sentir mal a ella, porque se que es una buena mujer y le tengo mucho cariño. Llevamos 25 años juntos y no somos unos adolescentes precisamente, ya rozamos los cuarenta los dos. No tenemos hijos y eso es algo que en este aspecto facilita la situación, y ahí empezó todo, ella quiere formar una familia y yo no lo tengo claro, y me pregunto: si no quieres lo mismo que ella, si no quieres formar una familia con ella, ¿eso que significa? Dudo de que tipo de futuro me espera con ella al dar un paso tan importante, y dudo que querer dar ese paso con ella, dudo de si seria feliz o no haciéndolo, pero por otro lado tampoco dejo de pensar en si la dejo, si ella podría rehacer su vida, ser feliz, y si podría hacerlo yo y si no me arrepentiré de dar ese paso. Y aunque la respuesta que me darás sé que es obvia, la pregunta que no dejo de hacerme es ¿Qué hago? ¿Cómo lo hago? ¿de verdad es lo que quiero hacer? Mil dudas me abordan, creo que tengo claro que quiero dejarlo con ella pero no veo el momento ni el lugar, y entonces empiezo a dudar, tengo miedo y no quiero ni que sufra ella ni sufrir yo, no quiero equivocarme y tomar una decisión de la que luego me arrepienta, y ya no se como afrontar esta situación, agradecería algún consejo.
    Magnifico trabajo el de este post y gracias por tu atención

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      Mayo

      Hola Jaime, partir de premisas como “(…) no quiero ni que sufra ella ni sufrir yo, no quiero equivocarme y tomar una decisión de la que luego me arrepienta”, hace que cualquier solución se quede corta. Tienes que conseguir hacerle frente al miedo a dañar y equivocarte. Prueba a afrontar el conflicto fuera de tu relación de pareja, expresa necesidades y afronta el desacuerdo. Toma decisiones menores a la hora de hacer alguna compra o al hacer un plan de fin de semana. Haz frente a tu malestar. Te ayudará a desbloquearte y avanzar en otra dirección a la que hasta ahora has seguido. No descartes pedir ayuda a un psicólogo clínico con formación cognitivo-conductual, creo que será de gran ayuda para ti.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio