5 respuestas

  1. Isabel
    Febrero

    Mi pareja me remarca errores y lo que deberia cambiar.
    Se avergüenza de mi porque soy timida y le gustaria que fuera mas sociable. Se averguenza de mi seriedad quiere que sonria como una modelo de publicidad de crema dental practicamente.
    Se avergüenza de que soy solo ama de casa por ahora.
    Aveces se averguenza de como me visto porque doy aspecto a mujer rea.
    Siento que me mira con enojo pero el dice amarme solo que “tengo que cambiar” claro que las personas cambian para ser una mejor versión de si mismas pero tu esencia jamás.

    Responder

  2. Manuel
    Febrero

    La descripción de artículo encaja perfectamente con mi situación. En mi caso mi pareja siente vergüenza ajena por mi, y lo manifiesta de forma evidente en público, lo cual hace que yo sienta vergüenza ajena de ella. El problema es que yo estoy en China (ella es China) y aunque hablo Chino bastante bien no hace falta decir que es un idioma muy difícil y muchas veces no me entero bien de algunas cosas, sobre todo si es un tema complicado. Si mi novia esta presente en ese momento, ella siente que mi interlocutor me va a percibir como un imbécil que no se entera de nada, y siente vergüenza por mi. En realidad mi interlocutor no me percibe de ningún modo; simplemente sabe que yo no soy Chino y anticipa dificultades comunicativas igual que si el/ella estuviera en el extranjero. Mi novia nunca ha salido de China, y quizás sea por eso que no comprenda mi situación. Yo realmente soy un osito, jamás me enfado con nadie; las únicas veces que me enfado es con migo mismo o con el ordenador si se atasca, y siempre intento evitar conflicto porque creo que no lleva a ningún lado. Pero cuando el conflicto me llueve y no puedo hacer nada para evitarlo, especialmente en público, hace que me quiera distanciar de ella y alguna vez he salido corriendo (y luego ella se ha disculpado). Si hago memoria me doy cuenta de que todos nuestros conflictos han estallado en una situación en público, es decir, fuera de casa. Llevamos ya 6 años saliendo y la verdad no sé muy bien a donde va nuestra relación, en casa a solas con ella no tenemos ningún problema (siempre y cuando yo haga lo que ella espera). Últimamente llevábamos ya una semana genial y hoy hemos salido por primera vez desde hacía ya un tiempo para atender una mini-conferencia en la que al final ha habido una ronda de preguntas por parte de la audiencia. A ella le ha parecido muy mal que no se me ocurriera ninguna pregunta que hacer y ha empezado a fruncir el ceño y matarme con la mirada, refunfuñando y diciendo en voz alta: “Luego, si no sabes algo, no me eches a mi las culpas”. Y cuanto más me presionaba más me bloqueaba la mente y en ese momento no se me ocurren ni preguntas ni nada. Es mas, yo no le echo la culpa a nadie de algo que no es asunto mio, ni espero nada de nadie. Agradezco las ayudas pero no las exijo. Si luego en casa me surge una duda que pudiera haber aclarado durante la conferencia, pues ya la resolveré, que para eso está Google. He intentado hablar con ella de esto varias veces, pero siempre adopta una actitud defensiva, me devuelve la pelota inmediatamente y se desencadena una tormenta sobre mi. Igual lo debería escribir y que lo leyera con calma, ya que verbalmente mis palabras no suelen llegar a buen puerto. Esto lleva a que me encuentre más a gusto cuando ella no está a mi lado. Cuando estoy solo siento que soy yo mismo, y no veo que a la gente le moleste, es más, pienso que tampoco debo ser tan antipático cuando gente que conozco por primera vez propone quedar más veces y me pide el teléfono, etc. Todas mis relaciones han sido bastante duraderas (esta es mi segunda y tengo 35 años); mi primera relación terminó porque ella quería tener hijos y yo no estaba preparado para llevar una familia, y disolvimos nuestra relación de forma amistosa, de hecho seguimos en contacto como amigos. Mi pareja actual, además, le dan prontos y puede pasar de feliz a iracunda en cuestión de segundos por “motivos” que yo no hubiera esperado que tuvieran un resultado tan adverso. Yo no sé si esto es normal pero me preocupa bastante. Este comportamiento hace que no pueda ofrecerle una respuesta definitiva cuando me propone casarnos, ya que no lo veo muy claro, y esto a su vez re-alimenta el círculo vicioso. Yo no estoy convencido de que “casarse resolverá todo”, como dice ella. Creo que lo resolverá durante un par de semanas como mucho, pero no a largo plazo. Que pensáis?

    Responder

  3. Gerardo Castaño
    Noviembre

    Un buen post, Fernado. Decididamente voy a sacar un ratito todos los días para seguir vuestros artículos y seguir aprendiendo. Un cordial saludo

    Gerardo

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      Noviembre

      Muchas gracias Gerardo, es un placer que formes parte de nuestros lectores!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio