4 respuestas

  1. Janet Molina Torres
    agosto

    Interesante como me describes…asi soy…pero odio ser asi y este mundo es de la gente mas práctica sin tanto sentimentalismo y me limita mucho..se que podría hacer muchas cosas y estar mejor económicamente…trabajo y produsco mejor estando sola podria producir o dirigir un equipo de trabajo porque conociendo como hacerlo no puedo…me estreso..me bloqueo…odio ser asi…pero si puedo dar mucho afecto a quien lo necesita porque puedo entender como se siente cuando los demás no lo comprenden y eso me hace feliz…y amo mi trabajo el arte de la moda.

    Responder

  2. maria esther
    agosto

    En parte creo ser PAS y en parte no. Soy muy susceptible a lo que los demás piensan de mí, pero solo con quienes considero superiores (en lo que sea) a mi, en cuanto a conocimientos o temas que yo domino. También disfruto la soledad aunque soy bastante “sociable”. Quizás por ser bastante mayor y me he educado en un mundo que tomaba las cosas por mínimas que fueran, con seriedad, siento que hoy todo es “light”, que pronto “todo pasa”, que lo que en este momento es una “catástrofe mundial” mañana pasa al olvido u otro tema ocupa la importancia de la catástrofe de ayer. Sin embargo vivo superinformada, soy ansiosa por todo lo que pasa o sea, no soy una anciana que pasa el día tejiendo calcetines y mirando el culebrón televisivo. Tengo estudios universitarios y me apasiona el mundo que vivimos y el que vendrá. Pero me hiere y me hace sentir mal la pobreza, la injusticia, la estigmatización y todo lo que descalifica a gente inocente de su situación personal. Incluso me entristece el mal trato animal, sean feroces o simples mascotas. En fin… que no sé dónde estoy parada!

    Responder

  3. aurori
    agosto

    Creo que ser PAS es duro para el que lo sufre,es como tener los sentimientos expuestos constantemente y lastimados de la misma forma.No sabía que lo tenía,pero después de leerte Susana,me consta que lo soy y me consta también que no podré cambiarlo nunca,me lastimo a cada instante pero el embite de ese dolor es como un cernidor que separa mi condición y las causas que me hieren y la primera siempre permanece vapuleada pero insistente hasta la próxima vez…así que es lo que hay..gracias me has descubierto algo de mi que no conocía.

    Responder

    • Susana
      agosto

      Gracias a ti Aurori, por leernos y comentar. Un abrazo

      Responder

Responder a maria esther Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio