4 respuestas

  1. Eduardo
    junio

    Es un artículo muy interesante. Pero debo decirle que, no lo vaya a tomar a mal, lo que más me llamó la atención fue al final: Su fotografía.

    Agrandé la imagen 400 veces y comprobé que en verdad es usted bellísima. Por tanto, aplicando lo expuesto en este artículo, podría decir que si yo supero el caer en el efecto “halo” y su alma es como su rostro usted, con todo respeto, debe ser un ángel.

    Responder

    • Susana
      junio

      Muchísimas gracias por el cumplido, don Eduardo.¡ Es usted muy amable!

      Responder

  2. Susana
    junio

    Hola María Esther,
    Tienes toda la razón, es muy complicado, pero podemos intentar hacerlo un poco menos. Pararnos un instante a pensar si somos justos es nuestro primer juicio ¡gracias por comentar!

    Responder

  3. maria esther
    junio

    Muy interesante el comentario sobre ambos “efectos”. Lamentablemente es casi imposible no prejuzgar y en muchísimas ocasiones lamentarnos por haber prejuzgado, ya que casi siempre la vida te da sorpresas.

    Responder

Responder a maria esther Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio