8 respuestas

  1. carlo
    Junio

    este articulo cuando fue publicado

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      Junio

      Hola Carlo, debió ser por 2013

      Responder

  2. Martha Lorena zavala
    Enero

    Es muy interesante su artículo .

    Responder

  3. Erich
    Septiembre

    Hola muy interesante y valiente lo que dijiste, creo yo que la mejor forma de saber quien es uno, en verdad es haciendo lo que mas le guste, con lo que mas se sienta vivido, se sienta alegre, disfrute de lo que hace, no importando los prejuicios, viviendo el aquí y ahora “expresa tus emociones, di que amas y que te amas más a un a ti, siente el aire en tus pulmones”.

    Responder

  4. Construyendo a María
    Junio

    He contado mi historia en repetidas ocasiones en mi blog, que creé ahora hace un año para ir liberando la cabeza de pensamientos y evitar repetir las sensaciones. No soy capaz, me siento en una coyuntura muy compleja y son muchas las lecturas posibles de lo que es mi vida o de lo que podría ser.

    Yo creía ser una hetero. Elegí un compañero, estamos juntos y nos queremos. Me enamoré de una amiga. Muy profundamente, como jamás había querido a un chico -tampoco a mi pareja-. Intenté tapar los fuegos, tragármelo todo y olvidarme de la historia. No lo logré. Entendiendo que esos sentimientos eran demasiado importantes, me declaré a mi amiga, que dudó un poco, pero se definió como hetero y finalmente me rechazó.

    Más o menos por las mismas fechas en que me enamoré de mi amiga, empecé a desear fuertemente ser madre. Ambas cosas se relacionaron y ahora me cuesta mucho intentar resolver lo que sucede. Son dos cosas demasiado mezcladas y no sé qué sentimiento está ocultando al otro.

    No tengo rechazo a la homosexualidad, por eso no me costó asumir que podía perfectamente ser bisexual u homosexual. Pero claro, me preocupaba enormemente por mi pareja y por mis opciones de ser feliz. No por ser madre, pues existen numerosas opciones. Pero sí por el terror que me daba “volver a empezar” si alguna vez mi actual pareja se hartaba de pelear y me dejaba.

    He intentado resolver mi conflicto de formas muy diversas: leyendo, escribiendo sobre mis sentimientos y prestándoles atención, intentando que el ritmo de vida no me impida escuchar lo que me pasa. Yendo a fiestas de chicas y favoreciendo el contacto con chicas homosexuales y a la vez intentando estar de forma natural integrada en el ambiente de siempre. Lo normal es que me sienta bien, pero a veces siento ansiedad e infelicidad, miedo y ganas de resolver de una vez y para siempre la pregunta o las dudas. Trato de convencerme diciéndome que las preguntas de la vida no se pueden resolver de una vez por todas, sino que se vive con ellas. Y con la angustia o el miedo a meter la pata.

    También he hablado de todo lo que me pasa con mis íntimos amigos y las personas de mi entorno. Todos ellos me hablan, escuchan y entienden con mucho cariño. Pero entiendo que “resolver”.. es lo más difícil. ¿Qué soy? ¿Soy más hetero, soy bi realmente, soy más homosexual? ¿Puedo ser feliz con un chico? ¿Debería romper y comenzar de nuevo, aunque los dos nos queramos como nos queremos?

    El problema es que ahora mi pareja y yo estamos bloqueados por el miedo, instalados en él. Y no terminamos de resolver positivamente nuestra vida; no podemos avanzar. Al principio no podía soportar que yo le hiciera partícipe de mis dudas o de mis sentimientos hacia las mujeres. Ahora sí que comparte el problema plenamente conmigo. Pero la obsesión es compleja y nos impide ver las cosas claras o con distancia.

    No sabemos bien qué hacer. Nos gustaría que alguien nos echase una mano. Ambos habíamos tenido dificultades con la ansiedad antes de conocernos y al estar juntos sentíamos que ello nos estaba fortaleciendo mucho ante nuestros problemas. Los dos querríamos ser valientes, no dejarnos bloquear por el miedo y la ansiedad, pero no sabemos en qué consiste la valentía en este caso.

    En fin.. si alguien vive un jaleo parecido, supongo que le ayudará oír que se puede hablar de ello. Y vivir con ello durante años mientras se le dan vueltas a ratos y a ratos se abandona el problema para escuchar la vida y disfrutarla.

    Responder

    • Metionino
      Diciembre

      Estoy pasando por algo similar, con la diferencia qué decidí alejarme de mi compañera porqué no soportaba hacerle más daño. Aún tengo sentimientos por ella. Y no es que tenga deseos por algún chico en particular, pero de vez en cuando me las doy de mirón en camarines. La mayoría de las personas intimas me dicen cosas similares a las qué tu dices: no todo se resuelve de una vez, qué perfectamente podría ser bisexual, que pienso demasiado. Pero esta extraña ambivalencia me impide avanzar y concretar cualquier cosa. Siento qué en mi caso fueron más agentes externos los qué me llevaron a cometer actos de los cuáles me arrepiento y estoy pasando por un extraño periodo de despersonalización. Mi psicóloga me ayuda poco porqué la veo poco. En fin, tu testimonio me da esperanza, ojalá podamos compartir más. Te enviaré mi correo a tu blog.

      Responder

  5. karlla
    Abril

    hola. El artículo está muy interesante y conciso. Aunque me gustaría saber de qué año es y quien es el autor

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      Abril

      Hola karlla,
      Este articulo esta escrito este año por mi mismo,Fernando Azor

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio