1 respuesta

  1. Paco
    noviembre

    Lamento comunicarles que no obtuve buenos resultados poniendo en práctica estas técnicas. Les cuento que mantuve una discusión encarnizada, una de aquellas que pocas veces se ven,a tal punto que en un momento me sentí un embajador, un representante y abanderado de este blog y como tal mi pasión puesta para ganar no tenía límites.
    Mi oponente, porque esto ya era una guerra, creo que aplicaba las mismas técnicas por lo cual la batalla tenía toda la adrenalina que se puedan imaginar.
    Llegó un punto que no pude sostener más la contienda y ya cansado, transpirando de los nervios tomé la decisión de pegarle un buen golpe a la altura de la cara. Luego de concurrir al hospital para que me atiendan la mano fui a comprar para reponer el espejo que quedó destruído.
    Siempre que hablé solo tuve la razón pero no esta vez y me preocupa.

    Responder

Deja un comentario

Volver arriba
móvil escritorio