7 respuestas

  1. Luis
    julio

    Estoy desesperado, he pasado toda la vida enamorado y casado con una mujer maravillosa, qué por alguna razón, se la ha pasado constantemente enfadada y con celos. De cualquier mínimo contacto con cualquier mujer ha imaginado siempre qué tenía o intención de engañarla con “esa mujer”, o, ya una relación sentimental con ella. Han sido más de cuarenta años de celos más o menos constantes.
    Solo ha ido cambiando de intensidad, de duración y de “mujeres”, pero nunca ha dejado de tener celos de alguna y de dudar de mí.
    Ha sido una vida entera, amargada por unos celos constantes y desquiciados.
    ¿cómo es posible estar años y años constantemente buscando algo por lo que poder dudar de tu marido y por lo qué poder estar constantemente amargandole la vida a él y a tí misma?
    Por favor, me gustaría saber sí se puede hacer algo, no he hecho nada y estoy muy cansado de querer a una enferma que no ve nadas más que “infidelidades y “fulanas”. Gracias

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      julio

      Hola Luis, por supuesto se pueden hacer muchas cosas… el problema es la motivación real de tu mujer para cambiar. Si ella no ve una razón suficientemente poderosa como par hacerlo, no habrá cambios. El otro punto de cambio, puede estar en ti. No buscar como único camino que ella entienda y se calme al ver que no ocurre nada, puede ser la opción que haga que la situación realmente cambie. Afrontar la posibilidad de la ruptura, potenciar tu vida, tu ocio, o tu espacio en general te dará seguridad y mayor capacidad para no poner en manos de ella tu calma o tu futuro. No descartes pedir ayuda a un psicólogo clínico que te ayude en este proceso. Merece la pena apostar por esta opción. Te recomiendo que leas el siguiente artículo: Técnica de detección y afrontamiento de la consecuencia temida: DACT

      Responder

    • Arturo Nogueira
      septiembre

      Amigo Luis. No sabes de que manera me veo reflejado en todo lo que dices. La única diferencia es que yo terminé con esta situación tan delirante hace 8 meses a través de un divorcio que estuve años y años sopesando. En mi caso, como en el tuyo, la obsesión se agudizó a partir de los 45 años de ella y por estar afectada por una semidependencia alcohólica que la desinhibía de tal manera que me llega a insultar y hasta a agredirme físicamente de una manera impresionante. Me arrepiento ahora de haberme humillado constantemente por tratar de salvar nuestro matrimonio. Nunca comprendí cómo después de años y años persiguiéndome y no encontrando nada (de nada) aún seguía con sus delirios obsesivos y totalmente convencida de que me iba acostando por ahí con todo el mundo. La impotencia que yo sentía era tal que era imposible mantener una conversación calmada para intentar convencerla de que todo eran imaginaciones suyas porque se transformaba en una conversación surrealista. Soy abogado y siempre me plantee dos cuestiones: la solicitud de nulidad matrimonial por esta causa y la exigencia de daños y perjuicios morales ocasionados por una convivencia martirizante. No lo hice y ahora intento recuperar mi vida desde la tranquilidad que he conseguido. Saludos.

      Responder

  2. Beatriz
    junio

    Estas cuestiones deberían estar incluidas en el curriculum de los centros educativos. Gracias por compartirlas

    Responder

  3. Minerva
    mayo

    cómo m epuedo comunicar con UD por correo, para algo más intimo?

    Responder

    • Fernando Azor
      Fernando Azor
      mayo

      Hola Minerva puede contactar con nosotros en el correo electrónico del centro: consulta@gabinetedepsicologia.com. Puede indicar en el asunto el nombre de la persona a la que quiere dirigir el correo.

      Responder

  4. Fresia Ramírez González
    mayo

    Como otras veces lo he publicado son un gran aporte al trabajo que realizo con la comunidad y a mi profesión.

    Responder

Responder a Minerva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio